Lautaro Carmona, secretario general del PC, insistió en que la lista “Apruebo Dignidad” para la Convención Constitucional, busca superar el modelo neoliberal y transitar a un sistema realmente democrático. “En ese cuadro, de qué cosas están en juego, le damos el mérito mayor a que hemos logrado una articulación entre coordinaciones de fuerzas políticas que son distintas.

Radio Nuevo Mundo (*). Santiago. 13/01/2021. El secretario general del Partido Comunista (PC), Lautaro Carmona, valoró el esfuerzo común que están haciendo las fuerzas progresistas para terminar con los enclaves de la dictadura, luego de que el Frente Amplio, Chile Digno, Partido Igualdad, representantes de organizaciones sociales e independientes, inscribieran formalmente el pacto “Apruebo Dignidad”, para competir por los escaños de la Convención Constitucional.

“Destaco en primer lugar, que se logró una lista y una propuesta con vista a una batalla política tan importante como es que por definición de un colectivo electo precisamente para esa misión, se va a elaborar una propuesta de nueva Constitución”, señaló el dirigente.

En su diagnóstico, la elaboración de una lista antineoliberal viene a poner al centro el desafío de terminar con las lógicas dictatoriales que aún persisten en Chile, en el marco de un modelo neoliberal, basado en el lucro y la explotación de los trabajadores.

Dijo que “nosotros vinculamos la necesidad de una nueva Constitución a la idea de cerrar, terminar, con lo que es la herencia dictatorial que establece la Constitución del año ’80 bajo dictadura, y que se hace a la medida de un cuerpo legal que permita no solo promocionar sino defender el modelo neoliberal, que desde el punto de vista de modelo de sociedad, se funde y se centra en profundizar e institucionalizar la peor relación capital-trabajo, promocionando niveles de explotación absoluta y relativa respecto a los aportes que las y los trabajadores le hacen a la sociedad. Sobre esa base, se llena de candados que impiden cambios con mayorías que representan ideas democráticas”.

Carmona explicó que “el tema (es que) la visión esté centrada en la misión de una transformación estructural tan profunda, es una de las motivaciones que explican por qué hemos tomado esta batalla cívica e institucional con toda la dimensión que tiene”.

“En ese cuadro -planteó el secretario general del PC-, de qué cosas están en juego en ese proceso constituyente, le damos el mérito mayor a que hemos logrado una articulación, una convergencia, entre coordinaciones de fuerzas políticas que son distintas, el Frente Amplio y Chile Digno. En ambas son seis fuerzas políticas institucionalizadas, seis u ocho movimientos políticos, y todos hicimos interacción con una serie de movimientos sociales organizados, incluyendo la Mesa de Unidad Social”.

El dirigente comunista estableció que “el mundo de la propuesta antineoliberal que busca proyectar una propuesta de democratización plena de la sociedad chilena, empezando por una Carta Magna que sostenga la idea de democracia plena, tiene una referencia en esta batalla, tiene una lista, la lista Apruebo Dignidad”.

Lautaro Carmona manifestó que “hubo una convergencia que permitió la integración de muchas y muchos que tienen sensibilidades desde el punto de vista político y social distintas a otros, pero que en lo sustantivo tienen una pertenencia común a lo que es la idea de la necesidad de terminar con el sistema neoliberal y abrirle paso a un sistema plenamente democrático. Es decir, es una propuesta que reúne a fuerzas políticas, a candidaturas de hombres y mujeres que son liderazgos en este plano del debate constituyente, pero que además tiene una idea de contenido programático que se va a empezar a exponer”.

El secretario general del PC recalcó que “hay una idea básica del Frente Amplio y Chile Digno respecto a cambios constitucionales” y expresó que los convencionales de “Apruebo Dignidad”, que sean electos en abril próximo, “deberán asumir el compromiso de no perder su relación directa con la base social que fue la mandante principal de esta agenda de carácter histórico que es el debate para una nueva Constitución”.

(*)Medio colaborativo con El Siglo.

 

Deja una respuesta