Jorge Ramírez dijo que la prensa hegemónica trata “de hacer ver a la lista que estamos construyendo entre el Frente Amplio y Chile Digno, como de la extrema izquierda, la que no quiere unidad. Y la otra (Concertación), es la lista de ‘los hombres buenos’ de la Concertación, que son los que entienden la gran política”. Apuntó que “esperamos empezar a debatir lo más importante, que es el proyecto y que la lista de Chile Digno y Frente Amplio se levanta como una lista transformadora a diferencia de lo que está haciendo la Concertación”. Abordando el tema presidencial, sostuvo que “es conocido que nuestra candidatura, que era Beatriz Sánchez, optó por ser candidata a constituyente, por tanto deja un vacío que para nosotros es fundamental llenar”.

Equipo El Siglo.  Santiago. 03/01/2021. Jorge Ramírez, presidente del Partido Comunes, advirtió una distorsión en el debate político colocada por “los medios hegemónicos” en cuanto a que lo que se estaría discutiendo es ser parte o no de una “lista unitaria” planteada desde la ex Concertación y otros sectores, cuando el tema real es por qué hay dos listas para enfrentar la elección de integrantes de la Convención Constitucional.

También abordó el tema presidencial, sosteniendo que en el Frente Amplio se generó “un vació” al optar la periodista Beatriz Sánchez por aspirar a un lugar en la Convención y no a la carrera por La Moneda, ante la cual hay que entrar a un debate amplio y considerar primarias legales en el bloque Chile Digno-Frente Amplio.

La siguiente es la conversación que el dirigente político sostuvo con los panelistas del programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de Radio Nuevo Mundo.

Salió en estos días en la prensa que la ex Concertación quiere una “lista unitaria” para la Convención Constitucional. Pero hasta ahora hay dos listas, una de la ex Concertación y otra de Chile Digno y el Frente Amplio. ¿Qué pasa con esto de las listas para convencionales?

Hay una concepción errada de lo que significa unidad y que han impuesto y que es más propia de los medios (de prensa) hegemónicos. Hay una concepción errada de lo que significa unidad y mayoría. Los medios de comunicación y algunos partidos creen que basta con juntar siglas para que eso sea unidad y mayoría, pero la verdad es que eso no te asegura mayorías políticas, que es lo que se debiese buscar en este proceso. Se han ido confundiendo las cosas y los medios hegemónicos hacen su pega e intentan mantener la idea de que hay un sector de la oposición que no quiere unidad, que no quiere construcción de mayoría, y la verdad es que nosotros pensamos todo lo contrario.

Estamos en un proceso que busca construir mayoría social, y las mayorías sociales se buscan, primero, en proyectos transformadores. Y ahí tenemos una diferencia importante con los sectores más conservadores de la Concertación que, evidentemente, buscan resguardar -y lo vimos con el anuncio de (Felipe) Harboe de renunciar a senador y ser candidato a la Convención- una lista lo más parecida posible a la Concertación, que es todo lo contrario a lo que quiere la ciudadanía. Entonces, los llamados a la unidad son vacíos, sin contenido, sin discusión de fondo, y la verdad es que se está haciendo un daño importante al debate público. Deberíamos estar debatiendo el por qué hay dos listas, qué es lo que significa que haya dos listas y qué representan cada una de esas dos listas. Y en cambio, tenemos que estar respondiendo si vamos o no a llamados que son bastante confusos. Este último llamado fue hecho por militantes (de partidos), preocupados por el tema de los cupos en las candidaturas, más que en el proyecto.

Nosotros nos vemos alejados de esta forma de hacer política que sigue haciendo la Concertación y esperamos que pasen estos días y empezar a debatir lo más importante, que es el proyecto y que la lista de Chile Digno y Frente Amplio se levanta como una lista transformadora a diferencia de lo que está haciendo la Concertación.

Siguiendo la línea argumental que está dando, ¿este tiene que ver con ir construyendo un espacio de una alternativa antineoliberal diferenciándose mucho del proyecto que ha defendido y que levanta la ex Concertación?

Desde Comunes hemos planteado hace mucho rato que nos parece que la discusión constituyente va a determinar la reconfiguración política para los próximos diez o quince años. En ese sentido, nos parece que esa discusión es un espacio de confrontación de ideas y no es, como los sectores de la Concertación llaman, un espacio de acuerdos. Creo que después de confrontar las ideas vamos a tener que llegar a acuerdos, pero ahora estamos en un espacio de confrontación de ideas, estamos debatiendo el futuro de Chile, cómo vamos a construir este país para los próximos 30 años, por lo tanto, uno no puede renunciar a ciertas posiciones.

En ese sentido, esta nos parece una oportunidad para superar el neoliberalismo, y generar condiciones para construir una cancha distinta a la que la Concertación construyó los últimos 30 años. Hay condiciones, en este acuerdo que estamos generando, de construir un camino no solo enfrentar el proceso constituyente juntos, sino además las elecciones importantes que vamos a tener este año, y reconfigurar el tema político. Tenemos que ser capaces de construir en este camino una fuerza popular que presione al órgano constituyente, uno no puede quedarse solo con la lista de candidatos o con quienes van a ser electos. Tiene que haber una fuerza popular que vaya empujando y corriendo los límites, y eso se hace con la ciudadanía, no con los partidos políticos. Hay una oportunidad de anclar un espacio que nos permita avanzar en ese camino.

¿Cómo interpretar este gesto de Harboe de anunciar su renuncia a su calidad de senador, qué gana con eso? ¿No fue que en el plebiscito la gente aprobó por amplia mayoría que en el proceso constituyente no estuviesen representados parlamentarios?

Si hay senadores o diputados que quieren renunciar para estar en la Convención, uno tiene una opinión de lo que se debiese hacer, pero tenemos que ser capaces de entender el mensaje que la ciudadanía nos dio el 25 de octubre (plebiscito), donde planteó con mucha claridad que no quería al Congreso o quienes están en el Congreso, debatiendo este proceso constituyente. Es legítimo porque es legal. Pero para mí, eso lo que hace es ir marcando con mayor fuerza las diferencias de por qué no vamos a concurrir a un acuerdo con ese sector.

Es el debate de fondo. Por eso lamento mucho que los medios de comunicación hegemónicos coloquen cuestiones de que si nos vamos con el PC o no nos vamos con el PC, si el vamos a estar o no en esa “lista de la unidad”. Los medios ponen un debate político muy ordinario, en vez de que se debate por qué hay dos listas. Y uno de los motivos es ese. Yo con Felipe Harboe no tengo nada que hacer, es todo lo contrario a lo que aspiro para el país, tengo diferencias profundas con él, nuestro sector tiene diferencias profundas con él, representa eso de retornar “a los mejores años” de la Concertación, que era el crecimiento económico para unos pocos y las desigualdades para la mayoría. Ahora, no le puedo pedir al PPD (Partido por la Democracia) que vote por nosotros, por eso no estamos con el PPD, ellos piensan que Heraldo Muñoz es la solución a los problemas de este país, cree que Harboe es un aporte al proceso constituyente.

¿Cuál es la causa que tú ves que generan estas tensiones en la prensa hegemónica y cómo cruza esto un debate o un proceso electoral presidencial?

Hay una tensión natural porque cuesta entender el proceso que estamos viviendo y la prensa y sectores conservadores siguen viendo esto en clave binominal. Siguen entendiendo la política como si no hubiera existo un 18 de octubre (revuelta social), un plebiscito constituyente, es decir, como si en Chile no hubiese cambiado nada, salvo que ahora los matinales (de televisión) llevan políticos. Cuesta mucho entrar en un debate profundo, que es lo que la ciudadanía reclama. La gente no estaba con banderas de unidad con todos, quería que se sacara a los que llevaban 30 años y construir una sociedad más justa. Por tanto, ese debate político que no se da en los medios, nosotros tenemos que intentar empujarlo y promoverlo en distintos espacios, en los cabildos, en los espacios sociales y ciudadanos, en lo que se abrieron desde el 18 de octubre.

Los medios de comunicación hegemónicos cumplen su rol, y su rol es tratar de hacer ver a la lista que estamos construyendo entre el Frente Amplio y Chile Digno, como la lista de la extrema izquierda, de la lista que no quiere unidad. Y la otra, es la lista de “los hombres buenos” de la Concertación, que son los que entienden la gran política como dijo (Álvaro) Elizalde, como si nosotros no la estuviéramos haciendo. Los medios juegan un rol y nosotros tenemos que jugar otro. En ese sentido, aspiramos a romper ese cerco, pero sin obviar que el verdadero debate no se dan en los diarios, no se da en los matinales, en esos programa políticos de televisión, que la mayoría de la gente los castiga, se da en otros espacios, la gente busca sus espacios, y tenemos que apuntar a esa línea.

En lo presidencial, el proceso constituyente es tan importante que todas las elecciones van a estar muy marcadas por eso, por el debate constituyente, y efectivamente creemos que debemos tener una candidatura única del sector que nos permita avanzar. Insisto, tenemos que tener la capacidad de construir una fuerza popular, y tenemos que ir a disputar todas las elecciones para, precisamente, entre la institucionalidad y esa fuerza popular, empujen de alguna manera el proceso constituyente, lo supere, lo desborde.

En  lo de la Convención Constitucional está el tema de los 2/3, y eso puede influir en lo que pase al final con la nueva Constitución. ¿Cómo están viendo eso?

Primero, tenemos que lograr que nuestra lista sea la lista más votada el 11 de abril. Ahí hay un primer objetivo. Estamos trabajando en eso, sobre todo con dirigentes y representaciones sociales, una lista que se parezca a Chile, a su gente, y a las demandas de la ciudadanía. Después viene una segunda línea, y es que hay sectores de Unidad Constituyente, que se van a sentir más cercanos a nosotros que a la Concertación y por tanto nos podremos articular con ellos una vez que estemos en el espacio de la Convención.

Pero insisto en que solo la fuerza popular va a correr los límites. Si uno mira lo legislativo en el último período, todas las legislaciones que han ayudado a la gente, no surgen del gobierno o de los partidos políticos de la transición, lo que pasó es que nos atrevimos a presentar proyectos de ley y la ciudadanía obligó a aprobarlos, la presión ciudadana es la que obliga a aprobarlos. Nosotros firmamos el proyecto de Camila Vallejo de cambiar lo de los 2/3 en la Convención, y esperamos que se apruebe. Con una fuerza popular importante, ese y otros cambios se podrán hacer. Si no se hace, se va a generar una distancia entre la Convención y la gente.

Ahora, esto también tiene que ver con el tema de la unidad. Lo plantee en varias reuniones, que me preocupa más la unidad en el proceso constituyente. Uno sabe lo que va a ir hacer la derecha al órgano constituyente, pero el problema es que van a contar con el apoyo de sectores de Unidad Constituyente, y eso es lo grave. Por eso es tan importante construir esta lista de posiciones de transformación y que sea mayoritaria. Quitar de alguna manera fuerza al sector de la Concertación porque ahí hay sectores conservadores, neoliberales, que van a terminar pactando con la derecha, tal como lo han hecho los últimos 30 años en el Congreso.

En cuanto a la lista de Chile Digno y el Frente Amplio, ¿cómo está la participación de organizaciones sociales, cómo lo están abordando, en qué momento está eso?

Mucho mejor de lo que uno esperaría. Costó, no fue fácil. Hay dos o tres espacios de discusión. Está el programático, el electoral, en cuanto a las elecciones de gobernadores, de alcaldes. Ha sido más rápido de lo que uno esperaba, se ve que hay mucha convicción en el bloque respecto a lo que estamos haciendo, que no es sólo un acuerdo electoral numérico, sino que es un proyecto que tiene una convicción.

Con las organizaciones sociales tenemos una situación bien difícil y compleja, pero la estamos haciendo, que es incluirlos en la mesa electoral. Está Unidad Social y Comunidad Dignidad, que están en ese espacio. Estamos teniendo reuniones con otras agrupaciones sociales. Estamos haciendo todos los esfuerzos porque efectivamente los dirigentes sociales y los independientes estén en el espacio de la lista y creo que se va a lograr. Hay un criterio que compartimos todos de que tienen que haber listas que incluyan a los dirigentes sociales, que haya una apertura a dirigentes territoriales, a sectores ciudadanos. Yo veo los nombres que va a tener nuestra lista y la comparo con la lista de la Concertación, y la verdad es que son muy distintas, van a estar muy marcadas, creo que esta vez van a estar expresadas con mucha claridad las posiciones que representan. Estamos construyendo una lista de carácter transformador, pero además muy ciudadana y muy social.

Es importante el proceso constituyente, y está el tema presidencial o pre presidencial, corren al mismo tiempo. ¿Cuál es la visión de este tema?

El proceso constituyente va a permear todas las elecciones y por tanto todas las candidaturas presidenciales tienen que estar en sintonía no solo con la ciudadanía y las demandas ciudadanas, sino con la confrontación de ideas que se darán en el proceso constituyente, esos dos elementos son centrales para tener una candidatura que le haga sentido a Chile, pero además que tenga un rol protagónico en el proceso constituyente. Insisto, el proceso constituyente no solo se vive en el órgano constituyente, sino que se tiene que desbordar ese espacio, tiene que debatirse y discutirse en todos los espacios. Una candidatura presidencial tiene que garantizar un buen proceso en esa línea.

En el Frente Amplio tenemos un debate interno. Ya es conocido que nuestra candidatura, que era Beatriz Sánchez, optó por ser candidata a constituyente, por tanto deja un vacío que para nosotros es fundamental llenar. En ese sentido han ido surgiendo algunos nombres, entre otros, el de Fernando Atria, en torno del cual el partido Comunes le está dando una vuelta, estamos teniendo conversaciones con él. Creemos que es importante, él es candidato a constituyente, así que debe tomar una decisión respecto a si asume la candidatura constituyente o presidencial.

Vemos que una candidatura debe representar al Frente Amplio para entrar en un debate mucho más amplio con sectores que están por la transformación, y creemos que debe haber una primaria legal de, al menos, este pacto que estamos construyendo (Chile Digo-Frente Amplio) y que ojalá termine sumando a un sector de la Concertación que, creo, está incómodo con sectores como el PPD y el Partido Demócrata Cristiano. Hay un sector que de alguna manera le gustaría estar acá y hay que empujar a que eso sucede y construir una alianza mucho más amplia que este pacto Frente Amplio-Chile Digno. Ese debate tiene que empezar a darse, es importante. Hay unja figura importante del sector, que es Daniel Jadue, eso le da mucha fuerza a esta alianza y tienen que surgir otros actores para un debate político más rico en términos políticos, que es lo que de alguna manera tenemos que empezar a nutrir. Aquí hay una pelea cultural, política, no podemos quedarnos con lo que nos propone El Mercurio o La Tercera, tenemos que construir un debate más amplio, sino, vamos a seguir con lógicas muy tradicionales.

 

Deja una respuesta