Procesados y condenados por matar a hombres, mujeres y niños en una plaza en Bagdad. Criminales eran mercenarios estadounidenses a cargo de custodia de personal de Estados Unidos en Irak. Donald Trumop los sacó de la cárcel. Indignación en Irak y otros países.

EuroNews. AA.Com. DemocracyNow. 12/2020. En 2017, un grupo de mercenarios de la compañía privada estadounidense Blackwater, sin que mediara alguna situación peligrosa, disparó ráfagas de poderosas ametralladoras y lanzó granadas a civiles iraquíes en la Plaza Nisour, en Bagdad (Irak), asesinando a 17 personas, entre ellas niños, mujeres y hombres que iban en autos, camionetas, buses y otras que iban caminando.

Abogados y defensores de derechos civiles de Estados Unidos e Irak iniciaron un proceso judicial que dio como resultado hallar culpables de la masacre a mercenarios de la compañía Blackwater, dictándose condenas de presidio perpetuo y decenas de años de cárcel para los criminales.

Ahora, el Presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, antes de dejar su cargo, indultó a los criminales y mercenarios, provocando indignación y rechazo en Irak, EU, países árabes, africanos y europeos. Hubo notas informativas dando cuenta del repudio a la decisión de Trump en muchos medios de prensa y en las redes sociales.

Trump, que entra en el último mes de su mandato, anunció que su decisión presidencial prevé una amnistía para 15 personas y una reducción de pena para cinco personas relacionadas con los sucesos en Irak en el 2007.

Entre las personas que el presidente Trump indultó se encuentran Nicholas Slatten, Paul Slough, Evan Liberty y Dustin Heard, involucrados directamente en la masacre en la Plaza Nisour en 2007.

Sarah Leah Whitson, exdirectora de la ONG Human Rights Watch para Oriente Medio, afirmó a través de cuenta de Twitter: “No hay justicia para Ali, después nos preguntamos por qué nos odian”; haciendo referencia a un niño iraquí de 9 años que fue asesinado por mercenarios de Blackwater en el ataque de 2007. James Grimaldi, un reportero del medio estadounidense Wall Street Journal, afirmó que “Trump indultó a los mercenarios de Blackwater a pesar de que el Fiscal del caso confirmó que se había atacado indiscriminadamente contra hombres, mujeres y niños inocentes en la Plaza Misour”.

Los miembros de Blackwater quisieron defenderse diciendo que pensaban que “un atacante suicida se acercaba (a un) convoy de funcionarios estadounidenses”, y que por eso habían disparado indiscriminadamente. Pero todos los testimonios indican que no tenían ese indicio, que policías iraquíes de tránsito les advirtieron que no había peligro y que por la visión y posición que tenían los mercenarios, sabían que dispararon a vehículos con niños en su interior. Con todos los análisis se les enjuició por “homicidio deliberado”.

Según un juicio de 2015, Nicholas Slatten, fue registrado como la primera persona en apretar el gatillo en la masacre, y fue condenado a cadena perpetua y las otras tres personas a 30 años de prisión. La sentencia de Slatten, quien apeló la decisión, fue confirmada en el caso que fue cerrado en 2019. Los mercenarios indultados por Donald Trump incluyeron a Slatten.

El incidente tuvo amplias repercusiones en todo el mundo, el permiso de trabajo de Blackwater en Irak se canceló después de la masacre y la compañía de seguridad cambió su nombre a Academi.

Blackwater fue fundada por Erik Prince, un aliado cercano del presidente Trump. La hermana de Prince, Betsy DeVos, se desempeña como secretaria de Educación.

Los testimonios en la calle de la capital muestran el rechazo: “La infame compañía Blackwater mató a ciudadanos en la plaza de Nisur. Hoy hemos sabido que les liberan por una orden del presidente Trump, como si no les importase la sangre iraquí derramada” decía un residente. El poeta iraquí Abbas Al-Rumahi también se pronunció, asegurando que “cuatro estadounidenses han sido liberados pese a que han cometido los más odiosos crímenes contra Irak”.

Deja una respuesta