El candidato del Pacto Chile Digno en las primarias de la oposición para la alcaldía de esa comuna considera como primera tarea cambiar el modelo impuesto por la alcaldesa Evelyn Matthei.

Ethel Pliscoff. Periodista. 18/12/2020. San Pedro de Atacama, 1988. Tierras áridas, de formaciones rocosas y vista infinita al desierto, salares, volcanes. En medio de ese paisaje, solo los géiseres y las aguas termales dan prueba de que no se está pisando la superficie de la luna. Allí, entre arena y montañas, un joven estudiante de medicina relegado por la dictadura, respira otros olores y vive con asombro el contraste con su cotidiano horizonte de mar porteño.

Es Luis Ibacache Silva, dirigente estudiantil de la Universidad Católica de Valparaíso, militante entonces de las Juventudes Comunistas, preso más de un año en la cárcel del puerto, por llamar a paro y movilizaciones en la lucha por el retorno a la democracia.

De su posterior relegación, vuelve a las aulas y, luego de recibirse y especializarse en psiquiatría, se integra como médico del equipo de salud del Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEPU), y del Centro de Salud Mental y Derechos Humanos (CINTRAS).

Nunca dejó esa senda de trabajo y solidaridad en la salud pública, de la que dan testimonio más de dos décadas en el Hospital Barros Luco, especializado en Medicina Social y Salud Mental, dirigente del Colegio Médico de Chile, miembro de organizaciones sociales y políticas en defensa de los Derechos Humanos.

Hoy, en el territorio de la democracia recuperada, el doctor Ibacache, psiquiatra, con más conocimientos y las mismas convicciones de aquellos años, continúa su lucha por un país con mayor bienestar, con justicia, equidad y participación ciudadana, un Chile más feliz.

Para cumplir con esos propósitos, para hacer realidad las condiciones de un gobierno comunal con sentido social y humanitario, postula a ser alcalde de Providencia, comuna en la que reside hace 26 años, con activa participación en junta de vecinos y cabildos levantados por vecinos y vecinas luego del estallido social y la revuelta.

La votación para las primarias ciudadanas, acordadas en un proceso conjunto de la oposición, se realizarán este domingo 20 de diciembre, de 09.00 a 19.00 hrs.

Un programa unitario para el gobierno municipal

Las alianzas políticas no son fáciles en estos días. A pesar de ello, en Providencia se logró. Como lo relata Luis Ibacache, partícipe del proceso de unidad, fue “un trabajo largo, no exento de dificultades…Los partidos políticos, movimientos y organizaciones sociales de oposición a la actual gestión municipal en Providencia, logramos una convergencia pluralista que ha permitido trabajar unitariamente. Y en conjunto se consensuó un programa común, que será la base para el gobierno comunal de quien sea electo o electa en las primarias ciudadanas”.

Luis Ibacache explica que, si bien es natural que haya ciertas diferencias en la implementación, está presente el compromiso de respetar este acuerdo.

“Por mi parte, tengo la certidumbre de que los cambios necesarios en la Municipalidad de Providencia solo tienen sentido si los ponemos al servicio de la superación del modelo neoliberal que aplica la actual administración, en el que vecinas y vecinos son considerados sólo clientes o beneficiarios. Las soluciones están en manos de los intereses del mercado o dependen de los recursos propios de cada persona”.

“Se aleja a la gente, impidiendo que sean parte de las decisiones, no se les escucha. Las autoridades son meramente gestoras de la parte administrativa, de la poda de los árboles y el cambio de ampolletas. Es imprescindible desarrollar políticas comunales que intervengan las áreas supeditadas al mercado”.

“En ese aspecto, a la vez, disminuir el enorme costo que significa vivir, trabajar, estudiar y enfermarse en Providencia”.

“Es necesario un municipio activo, innovador, que cree mecanismos de participación que vayan desde la elaboración de las propuestas, pasando por el desarrollo, la evaluación de los programas que se realicen, que considere opiniones y aportes. Que genere confianza, autoridades que estén para servir la comunidad, con respeto mutuo. Tenemos una Ordenanza Municipal de Participación, pero muy poco conocida y menos utilizada, por la lejana relación entre autoridades y vecinos”.

Con énfasis, reitera sus declaraciones en entrevistas y conversatorios: “Como lo dije a la hora de presentar nuestra candidatura, los comunistas participamos, básicamente, por dos motivos. Uno es crear conciencia y organización y, el otro, el bienestar de los vecinos. ¿Por qué? Porque el bienestar de los vecinos sin conciencia ni organización es mera dádiva”.

“¿Crear conciencia de qué? De que somos una comunidad, que hay gente en su interior que está pasando problemas, que somos sujetos de derechos y no beneficiarios de dádivas que nos entrega la Municipalidad. Hemos dado muestra de que somos capaces de enfrentar y derribar las estructuras rígidas, de modelos economicistas arcaicos y abusivos, imponiendo gestiones de verdadero beneficio a la comunidad. Está lo hecho en Recoleta, una municipalidad pobre, sin recursos, que es ejemplo para el país; en la comuna de La Ligua, con la solución a los graves problemas de Petorca”.

La salud, tema de primer lugar en el Plebiscito Municipal de 2019

A fines del pasado año, gracias a la presión de los Cabildos que se organizaron en Providencia, se logró que la alcaldesa Matthei cediera en su negativa y se realizó un plebiscito Municipal que dejó en claro cuales son los temas más importantes para la ciudadanía de esta comuna. La salud encabezó la lista, seguida por la educación.

Naturalmente, el doctor Ibacache coincide con esa prioridad, de un tema que domina a fondo y sobre el cual tiene claras propuestas de acción.

“Convocar a los gremios, a los vecinos, a los líderes sociales y organizaciones comunitarias, para analizar en conjunto, para conversar y sobre todo escuchar las opiniones, las críticas y lo bueno. Así hacer un diagnóstico y buscar juntos la forma de remediar las falencias, los enfoques erróneos, identificar las necesidades y elaborar planes conjuntos. Respetando como se votó en la consulta municipal, sería mi medida de inicio, seguida de una farmacia y una óptica comunitarias”, señala.

“Estudiar en profundidad cada Consultorio, cada centro de atención, incorporando las ideas de las y los usuarios. Por sobre todo, que se confíe en los servicios que se entregan, en los que vale destacar la calidad de la atención, disponibilidad y entrega de funcionarios y funcionarias de cada uno de los estamentos que allí laboran. Promover campañas educativas en los temas de salubridad, hoy más importantes que nunca por los efectos y consecuencias tanto del Covid-19 como de la epidemia misma. Si antes era prioritario, hoy es urgente”.

“Especialmente”, remarca, “cuando la pandemia, en el tema salud, no sólo ha producido los efectos conocidos, además ha cambiado la forma de vida. Desde el encierro, teletrabajo, teleclases, miedos, hasta cesantía con consecuentes problemas económicos, violencia intrafamiliar, grupos afectados por carencia alimentaria que han tenido que recurrir a ollas comunes. Todo ello ha tenido graves consecuencias en la salud mental, problema que no se inició pero se agravó con la pandemia. Y los servicios de salud no son suficientes”.

En esta materia, Ibacache es drástico: “Es imposible separar la salud mental de las condiciones de vida, de trabajo, de jubilación, de barrios saludables o de ingresos económicos. Este es un problema que exige de la sociedad una respuesta que no puede ser aislada, sino intersectorial. Si no hay salud mental, no hay salud”.

En la senda de la equidad de género efectiva

Las condiciones de vida laboral, doméstica y afectiva de las mujeres, a las que se suman las exigencias de responsabilidades poco o nada compartidas, son parte sustancial del programa de acción del doctor Ibacache. Medidas que, a su juicio, es imperioso implementarlas, abarcando todos los aspectos que las afectan.

“Entre ellas, y como una de las primeras medidas, la revisión de las políticas de remuneraciones en todos los cargos municipales, para igualar los salarios de hombres y mujeres”. También en lo interno, visualiza la necesidad de capacitar a funcionarios y funcionarias en los temas de género y diversidad sexual, tarea que considera debe ser extensiva a los establecimientos educacionales municipales.

“Las acciones programáticas en esta área deben incluir beneficios y facilidades para las mujeres que viven, trabajan y estudian en la comuna. Como espacios de lactancia materna en lugares públicos y aumento de las salas cunas y jardines, más cercanos a los centros de trabajo, lo que incide no solo como un apoyo solidario a la doble jornada femenina, sino como un aporte a mejor calidad de vida familiar”.

En estrecho vínculo con la educación, para el doctor Ibacache en cada establecimiento educacional debería crearse una unidad de equidad de género, encargada también de programas de sexualidad integral responsable.

En esa línea, si fuese edil, implementaría acompañamiento legal y profesional para apoyar el tránsito en la identidad de género.

Providencia y la educación en la comuna

El sensible tema de la educación comunal provoca una profunda reflexión en Luis Ibacache, que tiene la convicción de que las mejoras educacionales pasan necesariamente por el fortalecimiento de los Centros de Padres y Apoderados, al igual que de los Centros de Estudiantes, en labor conjunta con profesores y codocentes. “A través de contenidos transversales y medidas prácticas, se debe implementar una educación no sexista, inclusiva, democrática, de responsabilidad con el medio ambiente y los derechos humanos”.

Como lo ha manifestado en entrevistas y conversatorios, reitera sus inquietudes: “¿Por qué los padres y madres de Providencia a la hora de pensar en la educación de sus hijos, los colegios municipales no son la alternativa? Y gastan dinero, no poco, enviando a sus hijos a colegios particulares. ¿Por qué no pensar en una educación en donde sea un orgullo mandar nuestros hijos a nuestros liceos? El tema no es la excelencia, sino la formación, tenemos que revisar el sentido de las cosas que hacemos”.

En las medidas de su programa, se incluye el desarrollo de una política de prevención de la violencia y el abuso sexual hacia las y los estudiantes.

“Respecto de los recintos escolares, impulsaremos las Escuelas Abiertas, transformándolos en espacios abiertos a la comunidad, para actividades después de la jornada escolar”.

Ejes presentes en su propuesta programática

En forma similar a los ámbitos expuestos, Luis Ibacache ha trabajado la planificación de proyectos relativos a la Seguridad Ciudadana, al trabajo estrecho y directo con las pymes, la reurbanización de los barrios degradados, equidad en el desarrollo de los territorios con difusión a las unidades vecinales correspondientes de cualquier anteproyecto que ingrese a la dirección de obras, para que estudien los posibles impactos en la calidad de vida.

Lugar destacado ocupa el valor y la importancia de la cultura, las artes, los deportes.

Todo ello, en el contexto de una redistribución de los recursos generados por las actividades económicas. Con transparencia absoluta, a puertas abiertas para el diálogo, la participación activa, crítica y fiscalizadora del conjunto de la comunidad. De quienes, como define Luis Ibacache, “viven, trabajan y estudian en Providencia. Ellas y ellos ameritan una Alcaldía ciudadana”.

 

Deja una respuesta