El cambio en el Poder Legislativo y el marco del proceso electoral que pondrá, otra vez, los ojos sobre esa nación.

Iván Muñoz R. Coordinador COMBOL CHILE. 30/11/2020. Las elecciones de la Asamblea Nacional de Venezuela  el 6 de diciembre en conformidad con la Constitución que impone renovar el poder legislativo  se evalúan como las  más trascendentes  de  todo el proceso de la Revolución Bolivariana, se postulan 14.400 candidatos pertenecientes a 107 organizaciones políticas habilitadas para elegir 277 diputados y diputadas. La contienda electoral se libra entre partidos opositores como Acción Democrática, Copei, Esperanza por el Cambio, Cambiemos, Avanzada Progresista, en tanto el Chavismo se integra en torno al PSUV en el Gran Polo Patriótico, y otros sectores de izquierda  en la Alternativa Popular Revolucionaria.

La derecha  golpista capitaneada por Guaido agrupada en el G4 propicia la abstención intentando frustradas “guarimbas” persiguiendo la asfixia y bloqueo integral y convoca a reclamar “fraude electoral” el 12 de diciembre cumpliendo la pauta de Elliot Abrams que señalo sin tapujos: “Obviamente esperamos que el (Maduro) no sobreviva este año y estamos trabajando duro para que eso suceda”, agrega “para que eso suceda, el pueblo venezolano debe rechazar los resultados de las elecciones parlamentarias previstas para diciembre próximo”, sentenciando que su país seguirá reconociendo a Juan Guaido como presidente encargado de Venezuela.

El injerencismo se han dificultado por la derrota de Trump y su forcejeo por seguir encaramado en el poder agravado por la insólita  acusación de: “la influencia masiva del dinero comunista a través de Venezuela, Cuba, y probablemente China, y la interferencia en los comicios estadounidenses”, se eleva a lo risible cuando se sostiene que un software en que intervino Chávez, habría sido usado en las elecciones de una de las  potencias que controla las tecnologías más sofisticadas  en el mundo.

La Unión Europea  cada vez más dependiente del Departamento de Estado, se abstiene de enviar observadores al proceso alegando falta de tiempo aunque recibió con antelación la invitación  y se anticipa a desconocer los resultados del proceso electoral. Un nutrido grupo de personalidades de nivel mundial le reclama a la U.E. por la abdicación y sometimiento a la presión estadunidense.

Bajo  presión del brutal bloqueo, el robo de recursos financieros denunciado por el presidente Maduro: “de 100 dólares o euros obtenidos por el país por venta de petróleo en 2014 hoy se obtiene menos de uno” y destacó que la nación paso de “56.000 millones de dólares a menos de 400 millones de dólares el año pasado”,  se suman a esto todo tipo de agresiones externas incluida la campaña  de descalificación global  de las elecciones encabezado por el Cartel de Lima.

El Consejo Nacional Electoral ha realizado una veintena auditorías a las máquinas de votación con participación de los técnicos  designados por todos los partidos contendientes más dos simulacros de los comicios contando con el aval del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) y técnicos de entidades electorales de Turquía, Argentina, Rusia y Sudáfrica, todo ello apegado a las disposiciones estrictas de la Carta Magna.

En  un cuadro de conmoción global que amenaza al neoliberalismo y la hegemonía imperial con brotes multitudinarios inundando el Continente en que junto a las masivas movilizaciones ciudadanas demandando cambios constitucionales se apela uso del voto como instrumento complementario en la lucha democratizadora, cuando Estados Unidos muestra como en una vitrina la  desvergonzada pugna por el poder,  las elecciones venezolanas  se convierten en un estímulo  a las luchas  liberadoras y en lo interno desmantelan la ofensiva golpista vía aplicación de la guerra de quinta generación con sus variables de intervención paramilitar e intentos de magnicidio contra líderes de la Revolución Bolivariana .

Recuperar la Asamblea Nacional, hoy plataforma de conspiración y punto de apoyo para el bestial bloqueo del Departamento de Estado, a la vez que fuente de corrupción de los personeros fascistas  enriquecidos con el desvergonzado robo del patrimonio del país, cercara las maniobra del sector más recalcitrante de la derecha promotores de un permanente estado de confrontación, violencia e inestabilidad, se abrirá espacio al intercambio político gestando  un clima de convivencia, normalizando las condiciones de gobernabilidad e institucionalidad constitucional, que camine hacia la superación de los desbastadores efectos del miserable bloqueo imperialista. Se estimula la mayor concurrencia electoral brindando  garantías sanitarias que logren la máxima participación.

La mirada del Continente está puesta en Venezuela, sus resultados potenciarán los esfuerzos de este estallido telúrico político social que remece la Cordillera de los Andes y adquiriendo plena convicción  del imperativo de la más amplia unidad reconociendo siempre a los enemigos principales: oligarquía e  imperialismo.

 

Deja una respuesta