El imperio se desmorona: en EE.UU. empezaron a hablar de la vergüenza nacional

Redes

La incapacidad para contar los votos es una vergüenza nacional. La legitimidad del presidente designado por la Corte Suprema está en duda.

Lyubov Stepushova. Pravda.ru. 06/11/2020. Cita el ejemplo del gurú de las elecciones Nate Cohn en el New York Times asegurando al país la noche del 3 de noviembre que, con más del 80% de los votos contados en Georgia, Trump tiene un 80% de posibilidades de ganar. Pero menos de cuatro horas después, la madrugada del miércoles, los datos de Georgia ya predijeron exactamente el resultado opuesto.

“Cientos de millones de estadounidenses se acostaron la noche de las elecciones del martes, viendo a Trump liderando el camino en estados clave, y expertos en medios influyentes argumentaron que su victoria en muchos de esos estados era muy probable. Se despertaron el miércoles con la visión opuesta: Biden ahora un probable favorito para ganar en varios, si no en todos, los estados clave restantes”, escribe Greenwald.

Para el periodista está claro que el escrutinio de votos se prolongará durante días, y el proceso judicial “casi con certeza” prolongará el anuncio de los resultados por un período aún más largo.

Las falsificaciones están en todas partes

La prensa estadounidense, que no está bajo el control de los liberales, escribe sobre numerosas irregularidades electorales. Según el americanista Malek Dudakov en el canal Telegram de su autor, en siete condados de Wisconsin el número de votantes excedió el número de votantes registrados. En Milwaukee, la participación fue exactamente del 75% en 18 distritos y exactamente del 90% en 23 distritos. Los republicanos en Nevada contaron al menos 3 mil casos de fraude electoral y presentaron una demanda federal para anular los resultados de la votación en su estado. La sede de Trump espera invalidar 10,000 votos de votantes de Nevada que viven en otros estados.

Vale la pena agregar el voto de Michigan ahora votado por los memes. El gráfico muestra cómo los votos emitidos por Biden (130 mil) lo llevan instantáneamente a la cima.

Greenwald señala que la inclinación de los demócratas por el fraude fue visible ya en 2016, cuando en las primarias demócratas entre Hillary Clinton y Bury Sanders, 200.000 votantes de Nueva York que apoyaban a Sanders “fueron ilegalmente eliminados de la lista y se les impidió votar”. Las mismas tendencias persistieron en las primarias de este año, basta recordar el fracaso del voto electrónico en Iowa o la demora de seis semanas en el conteo de votos en Nueva York, señala el periodista.

“El proceso de votación de Estados Unidos está plagado de importantes fallos sistémicos y leyes dudosas e ineficaces que sólo pueden explicarse como una elección deliberada y/o como un reflejo perfecto de un imperio en ruinas”, escribe Greenwald.

La legitimidad del presidente está en duda

Donald Trump dijo que el resultado de las elecciones presidenciales debería ser decidido por la Corte Suprema. Según el titular de la Casa Blanca, en las elecciones se tuvieron en cuenta demasiados votos emitidos ilegalmente.

Según Greenwald, sin importar cuál sea el resultado final esta vez, “un lado o el otro tendrá serias dudas sobre la legitimidad de las elecciones, y posiblemente ambos lados”.

“La próxima vez que los estadounidenses escuchen de su gobierno que necesitan implantar la democracia en otros países, a través de guerras, invasiones, bombardeos u otras formas de intervención encubierta de la CIA, deben insistir en que la democracia se establezca primero en Estados Unidos”, concluye el periodista.

Y en este momento en Europa estas cosas obvias no se ven. Un informe de observadores de la OSCE sugiere que las declaraciones del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre las irregularidades durante las elecciones presidenciales “son infundadas y socavan la confianza pública en las instituciones democráticas”.

La organización expresó su preocupación “por los intentos de limitar el recuento de votos emitidos legalmente en el contexto de Covid-19 y la expansión de la votación por correo”.

La crisis no está en Estados Unidos, sino en Rusia

Como dijo a Pravda.ru el profesor de la Universidad Estatal de Moscú M.V. Lomonosov, doctor en Ciencias Políticas, Andrei Manoilo, ganó Biden, solo hubo momentos de procedimiento: la votación en el Colegio Electoral el 14 de diciembre y luego otros 3 meses antes de la inauguración.

“La situación ya está resuelta y para los europeos no tiene sentido felicitar al candidato perdedor Trump. Ya ha jugado la carta. Al contrario, es políticamente correcto, más rentable patearlo por fin”, dijo Andrei Manoilo.

Además, según el experto, la Unión Europea “pisoteó” a Trump por su rudeza, que demostró durante 4 años por intentar convertir a los europeos en “pícaros viviendo para siempre de los subsidios de Estados Unidos”.

Andrei Manoilo cree que no hay un imperio estadounidense que se desmorone y no lo estará en el futuro cercano, y la votación se está llevando a cabo en los Estados Unidos, según lo determinan su sistema político y sus tradiciones.

“Y están completamente satisfechos con la democracia indirecta. Y en ese sentido, tienen un sistema que asegura la sustitución regular de candidatos”, dijo.

“Puedes criticar su sistema, pero no puedes decir que es inútil y está en crisis. Quien oiga estos gritos, comience a comparar su sistema con el nuestro. Y esta comparación puede no estar a favor de nuestro sistema, ese es el problema”, concluyó Andrey Manoilo.

Deja una respuesta

noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30