Biden seguía al frente y contaba con equipo de abogados y expertos para evitar maniobra del multimillonario.

Equipo El Siglo. 04/11/2020. Según el The New York Times “si Biden resulta victorioso en Georgia y Arizona puede conseguir los 270 votos electorales y, al mismo tiempo, perder Pensilvania, Michigan y Wisconsin. O podría convertirse en presidente simplemente si recupera Michigan, Wisconsin y Pensilvania…‘el camino de Joe Biden sigue sin modificarse, en gran medida, desde que ingresó a la contienda’, dijo el miércoles temprano Guy Cecil, presidente de Priorities USA, uno de los principales comités de acción política de los demócratas”, de acuerdo al reporte del diario estadounidense. Y se agregó: “Todavía quedan al menos cinco estados competitivos que le dan varios caminos para conseguir 270. Es posible que contar los votos tome un par de días, y puede que tengamos que luchar con la campaña de Trump en la Corte, pero Joe Biden sigue siendo el favorito”.

En base a datos y análisis como esos, Joe Biden (candidato del Partido Demócrata) declaró tajante: “Creemos que estamos en el camino para ganar esta elección”. Lo que fue refrendado este día por voceros de su campaña, apuntando que se están acercando al número de votos electorales que necesitan para vencer a Donald Trump (candidato del Partido Republicano a la reelección).

Mientras tanto, el actual mandatario estadounidense mantenía su postura desestabilizadora y temeraria apuntando a desconocer los resultados, hablar de fraude y definir que el resultado de la elección quedará en manos de la Corte Suprema, donde más del 60% de sus integrantes son conservadores. Trump sobre todo está cuestionando los millones de sufragios por correo y el conteo de ellos; advirtió que no podían, los republicanos y sus partidarios, estar esperando toda una noche o más de un día a que se contaran esos votos.

Advertido de los avances de Biden en varios estados, Donald Trump declaró en tono amenazante: “No los necesitamos a todos” para proclamar el triunfo.

Un dato no menor que se conocía en la tarde de este miércoles, es que Joe Biden tenía una sobrada ventaja respecto al “voto popular”, es decir, la cantidad de sufragios emitidos. Se informó que era el candidato presidencial con más votos en muchas décadas en Estados Unidos. Pero como el resultado lo determina el número de “votos electorales”, es decir, el Colegio Electoral, que asigna esos votos a cada estado, que Biden tenga mayoría, no significa ganar. Hillary Clinton sacó 3 millones de votos más que Trump en la elección anterior, pero el republican ganó en el Colegio Electoral.

Lo que estaba ocurriendo hasta este miércoles y era preocupación interna en Estados Unidos y en el mundo, es que Donald Trump tiene posibilidades de ganar, pero también tiene la opción de enredar las cosas, llevarlas a la Corte Suprema y literalmente dar un “golpe blanco” y asegurarse así la permanencia en el cargo.

Sólo que durante la semana Joe Biden obtenga una cantidad de “votos electorales” que hagan imposible alguna maniobra, situación en la que están trabajando abogados, expertos electorales y congresistas demócratas.

De acuerdo a analistas, la Constitución estadounidenses y las normas electorales no establecen claramente qué hacer ante un Presidente que opte, dentro de cierto marco legal, a desconocer resultados e ir al Poder Judicial. Eso motiva parte de la expectativa. Y ahora se ve como otro déficit de la elección presidencial estadounidense y si, considerando también que todo lo define el Colegio Electoral y no la votación mayoritaria, Estados Unidos es la “primera gran democracia del mundo”.

Una nota del diario inglés The Independent señaló que “la transición pacífica del poder es uno de los cimientos de la sociedad estadounidense, y en ejemplos pasados ​​de elecciones contenciosas, las resoluciones se tomaron mucho antes de cualquier negativa a ceder”.

 

Deja una respuesta