Homenaje a José Astorga Mancilla. En su 118º natalicio: José Vega Díaz, revolucionario ejemplar. Celebremos el cumpleaños del Hermano Bernardo.

Equipo ES. 23/08/2020. Homenaje a José Astorga Mancilla

Hoy, 21 de agosto, ha fallecido el cro José Gilberto Astorga Mancilla, dirigente del Comité Regional Sola Sierra de la región metropolitana y hasta hace poco tiempo, Secretario Político de la comuna de Estación Central.

José nació el 10 de mayo de 1950, en el barrio Pila del Ganso, en la comuna de Estación Central, en donde creció junto a sus 2 hermanas, en el seno de una humilde familia.

De su madre, campesina de la zona de Río Chico, cerca de Puerto Montt, heredó su mirada tranquila, su paciencia, humildad y calma para enfrentar la vida. De su padre, obrero de la construcción, heredó el tesón, la fortaleza y las ganas de desarrollar sus habilidades manuales, no siempre con los mejores resultados, pero siempre con disposición.

Al llegar a la adolescencia, con la vida de cualquier niño que crece con las carencias de un hogar de pobres, Pepe junto a sus hermanas, comienzan a frecuentar el local del partido de la IV comuna, ubicado en Alameda a escasa cuadras de su casa. Aún no cumplía los 15 años cuando ya era militante de las Juventudes Comunistas. Es entonces cuando empieza su vida militante, la que sólo se ha terminado el día de hoy.

Llegó al Pedagógico de la Chile, en 1970, a estudiar Pedagogía Básica, después de intentar con Bellas Artes. Allí nació el cro “Keko”, que rápidamente pasó a ser uno de los compañeros que estaba siempre, en todas las acciones y el cual no obstante su personalidad apacible, se fue destacando y haciendo reconocido, no sólo por sus gruesos bigotes y su imagen de galán, sino por sus capacidades políticas de reflexión y acción, durante la extraordinaria experiencia que significó para esa generación de jotos@s el Gobierno Popular.

Se vino la dictadura y Keko , que era parte de los equipos de ADP, perseguidos con saña por la dictadura que logró quebrar a muchos de ellos, siguió cumpliendo las tareas partidarias. Acumula dolores y paga costos significativos en su vida personal, pero jamás abandona la actividad partidaria.

La pedagogía fue para Pepe otro espacio desde el cual expresó su profundo humanismo de comunista. Nunca se conformó con sólo impartir conocimientos. Donde estuvo, así fuese en la escuela intercultural de Temuco o en el Liceo A-70 de Estación Central, por nombrar dos espacios de su labor docente, la inter relación con sus alumn@s le destacaban como un educador popular, en la más exacta acepción del concepto.

A sus hijas Valentina y Francisca ;a Vicky, su compañera; a sus hermanas y compañeras de lucha Guillermina y Gladys, a sus amigos de toda la vida con los cuales se reencontró en la lucha por un mundo mejor, les enviamos nuestras condolencias a nombre de este Partido Comunista al cual José Astorga aportó durante más de 55 años, con el compromiso de mantener flameando las banderas de dignidad, justicia y solidaridad que siempre levantó, porque Pepe seguirá presente en la construcción de un futuro mejor, en el cual pueda desarrollarse plenamente su nieta Leonor.

Como dice tu Dirección Regional “AHORA NOSOTROS GRITAREMOS TU NOMBRE” COMPAÑERO JOSÉ ASTORGA ¡PRESENTE!

Comité Central Partido Comunista de Chile.

En su 118º natalicio: José Vega Díaz, revolucionario ejemplar

Iván Ljubetic Vargas. Historiador. CEILER. Conocí al compañero José Vega Díaz en 1991 cuando, acompañado por el camarada Américo Zorrilla, llegamos a su modesto hogar. Andábamos buscando antecedentes sobre Luis Emilio Recabarren para el libro que aparecería en 1992 con el nombre de “Don Reca”. El compañero Vega Díaz nos proporcionó importantes antecedentes. Conversé con él en varias oportunidades. Poco después, el 18 de abril de 1994, su viejo y aguerrido corazón de comunista ejemplar dejó de latir.

José Vega Díaz había nacido en Sotaquí, Ovalle, el 15 de agosto de 1902. Sus padres fueron Crispín Vega y Cruz Díaz. Estudió en una escuela primaria desde los 6 a los 12 años. A esa edad entró a trabajar en las salitreras como minero, y en ferrocarriles en el puesto de ayudante de calderero. A los 17 años fue elegido dirigente sindical en las salitreras. También de la Federación Obrera de Chile, FOCH, al constituirse ésta en 1919.

Ingresó a las filas del Partido Comunista. Ocupó el puesto de máximo dirigente de esta colectividad en Tocopilla. En esa ciudad, en 1924, cuando tenía 22 años de edad, comenzó a laborar como tipógrafo. Colaboró en la revista ‘Vanguardia’ y en los periódicos ‘El Despertar de Tocopilla’, ‘Defensa Obrera’, de Iquique. Fue publicista, regente de taller, redactor y director de ‘El Socialista’, de Antofagasta, que después se pasó a llamar ‘El Comunista’.

En julio de 1930, José Vega junto con su camarada Manuel González Vilches,  llevaron a cabo una audaz e increíble acción.

Tuve la suerte de encontrar un manuscrito inédito, escrito por el comunista austriaco Federico Glaubauf, dirigente de la Internacional Comunista. Lo tituló “Primer encuentro con Chile”. Lo traduje del alemán. Allí relata:

“Fue en julio o agosto de 1930. Una tarde estaba en una reunión con algunos compañeros en la sede del Partido Comunista argentino, la ‘Casa del Proletariado’, en calle Independencia (Buenos Aires), cuando repentinamente llegó Ítala Codovilla -esposa de Vittorio Codovilla- muy nerviosa. Buscaba a su esposo, el conocido dirigente comunista argentino. Al no encontrarlo en el local, me pidió que la acompañara a su hogar, que estaba cerca.

“Ahí, en el umbral de la puerta de la casa, donde vivían también otros militantes del Partido, estaban sentados dos hombres. Sus ropas deterioradas. Se veía que habían hecho un largo viaje. No tenían equipaje, salvo unos trastos, que cada uno de ellos había unido en un atado, a la usanza campesina.

“En la habitación de los Codovilla, que era al mismo tiempo sala de estar, pieza de trabajo y dormitorio, uno de los hombres -alto y con un tupido bigote- se sacó el viejo sombrero y de él extrajo un muy bien doblado papel, que legitimaba a ambos como representantes del entonces ilegal Partido Comunista de Chile”.

“El compañero alto era el ‘huaso’ González; el otro era conocido en el Partido como ‘El Negro’ (se trataba de los compañeros Manuel González Vilches y de José Vega Díaz, que fue diputado del Partido, nota del autor). Habían viajado más de un mes. Primero intentaron llegar a Argentina pasando por Bolivia. Varias veces fracasaron en sus intenciones de cruzar esa frontera. Finalmente se arriesgaron a traspasar la alta cordillera en pleno invierno y sin contar con la ropa adecuada. Así llegaron a Mendoza. Allí algunos compañeros les proporcionaron el dinero para viajar hasta Buenos Aires.

“¿Qué los había motivado para hacer ese viaje?

“El senador Hidalgo, que hasta la ilegalización del Partido, estuvo en su dirección, había afirmado a su regreso de un viaje a Europa, que la Internacional Comunista recomendó la disolución del Partido Comunista de Chile. Los compañeros, que enviaron a los dos delegados, querían una clara respuesta del parte del Secretariado Sudamericano de la Komintern sobre el problema planteado. Por eso venían donde Codovilla, pues sabían que pertenecía al Secretariado Sudamericano. Requerían una respuesta inmediata. De no ser así, estaban dispuestos a llegar hasta Moscú para lograr la clarificación.

“Para mí -explica Federico Glaubauf- no fue fácil seguir la exposición de los compañeros. Mis aún precarios conocimientos del castellano me permitían entenderlo en Buenos Aires, pero yo desconocía las particularidades del lenguaje chileno y, sobre todo, no podía comprender la forma poco clara de hablar del ‘huaso’.

“Vittorio Codovilla llegó luego. Conocía personalmente a los delegados. Les aclaró que el senador Hidalgo había traicionado y que estaba fuera de toda discusión la disolución del Partido Comunista de Chile”.

Ese mismo año de 1930, Vega Díaz viajó a Rusia Soviética, en representación del Partido Comunista y la FOCH, para participar en Moscú en una reunión del Buró Político de la Internacional Comunista y en el V Congreso de Internacional Sindical.

En marzo de 1933 fue elegido diputado por la Segunda Agrupación Departamental de Tocopilla, El Loa, Antofagasta y Taltal.

El diputado del Partido Democrático Juan Pradenas Muñoz, que apoyaba el gobierno de Arturo Alessandri Palma, pronunció a comienzos de abril de 1933 un discurso en la Cámara protestando porque se habían tomado “medidas que vulneran las más elementales garantías constitucionales y se apresa arbitrariamente a un parlamentario”. Agregaba que: “No creo que el peligro de que se perturbe el orden social y político pueda estar en los comunistas, sino que más bien en otros elementos que están vinculados al ejército. Pero el único objeto al usar de la palabra es protestar del atropello al fuero parlamentario que significa la prisión arbitraria de un miembro del parlamento como el diputado señor Vega”.

Éste era uno de los 82 delegados al IX Congreso del Partido Comunista que se realizaba en la casa quinta de la calle Santa Elisa Nº 84 de Lo Ovalle y que fueron detenidos el 30 de marzo de 1933.

José Vega Díaz relató posteriormente: “La noche del 30 de marzo acompañé al sitio de reunión a la delegación de Tocopilla, encabezada por Raúl Barra Silva, pero cuando me estaba acomodando debajo de una mesa para dormir, se hizo presente la policía y procedió a cargar cuatro camiones con los 82 delegados…Al pasar por la Plaza de Armas, rompimos el silencio de la noche con las notas de La Internacional. La Cárcel se llenó de gritos contra el gobierno…Yo asistí a esa reunión, por derecho propio, por ser uno de los dos diputados que tenía el Partido. El otro, Andrés Escobar, no asistió, no sé por qué. Y se libró”.

“El Mercurio” del sábado 1 de abril de 1933, informaba:Aproximadamente a las 1.30 de la madrugada un grupo de agentes de investigaciones y fuerza de carabineros rodearon la casa en cuestión, procediéndose, acto seguido, a escalar los muros para introducirse al interior del edificio. Una vez dentro de la casa, los detectives se encontraron en una de las habitaciones en que estaba reunido un grupo numeroso de elementos comunistas, entre los cuales se hallaba el diputado comunista señor José Vega Díaz, el Secretario General del Partido Comunista, señor Carlos Contreras Labarca, y setenta y ocho personas más, entre ellas tres mujeres”.

Agregaba que la Corte de Apelaciones, en pleno, designó al Ministro Miguel Aylwin para que resolviera sobre la detención del diputado José Vega.

 El domingo 2 de abril, “El Mercurio” en su página 23 titula: “Por unanimidad acordó la Corte desafuero al diputado Sr. Vega D”.

En esa misma página, otro artículo tenía un largo encabezamiento: “Más de quince horas de abrumadora labor significó el interrogatorio a los comunistas”. En él se expresaba: “Cerca de las 12,30 PM, se puso término a todos los interrogatorios, siendo ingresados los hombres a la Cárcel Pública y a dos de las mujeres, Edelmira Farías y Ana Gutiérrez Sandoval, a la Casa Correccional, en tanto Inés Aravena Villalón era conducida a la casa de Menores, a disposición del Juez de Menores”.

Más adelante se informaba que “el Ministro Miguel Aylwin ordenó en la tarde del sábado 1 abril de 1933, la libertad incondicional del diputado José Vega, el que abandonó la Cárcel alrededor de las 17 horas”.

Por su parte, el exdiputado José Vega Díaz en su obra “El Aprendiz de Comunista”, recordaba: “En la galería 15 se reiniciaron las sesiones del Congreso, allí aparecieron antiguas posiciones sectarias, enemigas de la unidad popular y que hablaban de ‘Frente Único Proletario…” Y agregaba que “el día 4 de mayo, la justicia ordinaria dejó en libertad a todos los detenidos en Lo Ovalle”. En 1973 fue reelegido diputado por la Segunda Agrupación Departamental.

Sufrió detenciones, relegaciones y fue desaforado en dos ocasiones. Nada lo amedrentó.

Siguió luchando por la causa del pueblo hasta su muerte, ocurrida en Santiago el 18 de abril de 1994.

Celebremos el cumpleaños del Hermano Bernardo

Hugo Belarmino Cardenas Verai. El 16 de agosto de 2020, Bernardo Leighton Guzmán cumpliría 111 años. Entre quienes conocemos su pensamiento y su obra lo llamamos “hermano Bernardo”ii, bautizado con ese título honorifico por el también falangista Ricardo Boizard, por la humanidad y fraternidad que caracterizaba a Leighton, además porque él mismo, con su frecuente rostro sonriente señalaba, respecto a que todas las personas somos iguales en dignidad, sin distinción de ninguna especie, que “al final, todos somos hermanos”.

Se dice que el hermano Bernardo era un hombre de acción antes que de palabras, que predicaba con la acción. Es verdad, sobre todo porque no se dedicaba a escribir libros, se dedicó a la política, no a los negocios, dedicándose exiguamente a su profesión de abogado. Se desempeñó como dirigente político, diputado y ministro, vicepresidente de la República, todos estos cargos en varias oportunidadesiii .

Sin embargo, siendo un “hombre de acción”, era un Hombre con fundamento” como dirían mis antiguos antepasados chilotes. La praxis no es cualquier actuar, sino que es una acción que representa la materialización de una doctrina o de una ideología. Bernardo Leighton fue un hombre profundamente católico y sembró en su vida las enseñanzas de la doctrina social de la iglesia, genuinamente se adelantó y fue parte del espíritu del Concilio Vaticano II, especialmente en la concepción de “Iglesia servidora del hombre y no del hombre servidor de la Iglesia”; una iglesia que se pone frente hombres, mirándolo a los ojos y hablándoles en su idioma, no una iglesia donde el sacerdote predicaba de espaldas a los hombres, con misas en latín. Bernardo Leigthon fue un hombre del siglo XX, un cristiano del siglo XX, que representó la visión de la Iglesia Latinoamericana de opción por los pobres, especialmente a través de las Conferencias Episcopales de Medellín y Puebla.iv

Don Bernardo, además de amar profundamente a su esposa Anita, amaba profundamente a la humanidad y especialmente a los más débiles, a los desposeídos, al trabajador y al pobre.

El pensamiento de Don Bernardo podemos conocerlo a través de sus innumerables discursos en encuentros partidarios de la Falange Nacionalv, y el Partido Demócrata Cristiano, además en sus discursos como ministro y parlamentario.

Aspecto relevante de su pensamiento político lo conocemos en el contexto de la “Ley de Defensa de la democracia”, conocida comúnmente como “Ley Maldita”vi, por la Cual el Presidente Radical Gabriel Gonzales Videla (1946 -1952) promulgó la ley que proscribió de la legalidad al Partido Comunista de Chile, lo cual provoca un gran rechazo en un sector de la Falange Nacional, especialmente en Leighton y Tomic. El hermano Bernardo señalaba que dicha Ley era antidemocrática y que los comunistas tenían todo el derecho a participar en política, porque durante muchos años ha conocido el actuar de dicho partido político en el país, y actuaban respetando el sistema político democrático. Señalaba que no compartía el pensamiento marxista, que consideraba a la Unión Soviética como un régimen totalitariovii, sin embargo, juzgaba a los comunistas a partir de su actuar en Chile en las últimas décadas.

Relevante es considerar que en el contexto de este episodio don Bernardo despliega una profunda y sofisticada reflexión, demostrando su aguda inteligencia, sabiduría y honradez intelectual, algo que no se da frecuentemente en la actividad política, especialmente en nuestros días. Señaló que a un partido político no debe juzgársele únicamente por su pensamiento o doctrina, sino por su actuar en la vida política democrática del país, dejando constancia de su “más completo desacuerdo con el criterio que sustenta el Presidente de la Republica y la mayoría derechista –Radical- Agraria frente al hecho , a las actividades y a los propósitos del Partido Comunista en nuestro país” establece algunos criterios generales para enjuiciar a los grupos y las personas: “Juzgar a los partidos políticos, como para juzgar a los hombres, no basta conocer sus principios, ni siquiera conocer sus actuaciones particulares. El juicio recto se forma con conocer los principios doctrinarios y las actuaciones concretas, pero todo eso requiere, además, una limpia y atenta observación a través de los años y de los acontecimientos”.viii

También don Bernardo decía, respectos a los comunistas, “Casi he sido majadero para decir que esa misma justicia social defendida por ellos en nombre de Marx, los falangistas la servimos en nombre del evangelio”ix.

La visión de Leigthon era claramente anti capitalista, manifestando, “Nosotros los cristianos colaboramos a la liquidación del régimen capitalista y presenciamos con satisfacción los síntomas evidentes de su desaparecimiento”.x Planteaba que la organización económica y social del país debía tener como componente esencial la participación de los sindicatos, incluso llegó a plantear “democracia Proletaria”, razón por la cual muchas veces fue tratado de pro comunista por la derecha. xi Señalaba Leigthon “El capital debe ser principalmente dirigido por el trabajo organizado”. Boye señala al respecto, “Este es el principio central que debe regir, según Leighton, al nuevo sistema que remplace al capitalismo vigente. No es el Estado el nuevo capitalista, sino más bien, el trabajo organizado, esto es, el sindicato, el gremio, o la asociación respectiva” (….) Por último, bajo el sugestivo título de Democracia Proletaria, Leigthon rechaza la posibilidad de que un esquema así ahuyente a los capitales”.xii

En la actual Democracia Cristiana frecuentemente se dice que el partido debe volver a sus raíces, también, también se escucha al interior del partido, evocando el origen de la Falange y del PDC, se dice “todo partió con Leigthonxiii.

Feliz Cumpleaños Hermano Bernardo.

El autor de estas reflexiones, Hugo Belarmino Cárdenas Vera, co director de la Corporación Bernardo Leigthon Guzmán, expresadas a título personal, no necesariamente representa la opinión de todos los directores.

ii Boye, Otto, Hermano Bernardo, 50 años de vida política de Bernardo Leighton Guzmán. Santiago, Ediciones Chileamerica, CESOC, tercera edición corregida y ampliada, 1999, 281 págs.

iii Ministro del Trabajo del gobierno presidente Arturo Alessandri Palma; Ministro de Educación en el Gobierno del radical Gabriel González Videla. Diputado por Tocopilla, El Loa, Antofagasta y Taltal, entre los años 1945 y 1949. Ministro del Interior Durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970), desempeñando el cargo de vicepresidente en cuatro ocasiones. Posteriormente fue electo diputado por Santiago en 1969 y reelecto en 1973, mandato interrumpido por el derrocamiento del socialista Salvador Allende.

iv El Concilio Vaticano II fue un concilio ecuménico de la Iglesia católica convocado por el papa Juan XXIII, quien lo anunció el 25 de enero de 1959. Fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX. Constó de cuatro sesiones: la primera de ellas fue presidida por el mismo papa en el otoño de 1962. Él no pudo concluir este Concilio, ya que falleció un año después (el 3 de junio de 1963). Las otras tres etapas fueron convocadas y presididas por su sucesor, el papa Pablo VI, hasta su clausura el 8 de diciembre de 1965. La conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín, Colombia fue convocado por el Papa Pablo VI en 1968. Sus conclusiones se enfocan a la presencia de la Iglesia para transformar a América Latina a la luz del Concilio Vaticano II. Especialmente la promoción del hombre y de los pueblos hacia los valores de justicia, paz, educación y familia. La conferencia Episcopal Latinoamericana de Puebla, México se caracterizó por una visión histórica actualizada, de situar la evangelización en continuidad con la realizada durante los cinco siglos en América Latina, comprometiéndose con una evangelización especialmente bajo el principio de opción preferencial por los pobres.

v Falange Nacional. Partido político de tendencia socialcristiana organizado en 1935. El contexto de su fundación oficial se sitúa en la convención nacional de la Juventud Conservadora realizada en 1938, en la cual aquellos jóvenes afines al social cristianismo se distancian del Partido Conservador y fundan un partido político propio. Inspirado en las tendencias de social cristianismo, la Falange Nacional se fue posicionando en la arena política nacional, y en las elecciones parlamentarias de 1941 obtuvo tres Diputados electos. Esta elección marca la posterior trayectoria del partido, pues en las siguientes elecciones fue logrando cada vez más votos y la elección de representantes para ambas Cámaras en el Congreso Nacional. Políticamente apoyo la elección de los radicales Juan Antonio Ríos y Gabriel González Videla, y hacía 1955 formó parte de la Federación Socialista Cristiana. En 1957 se fusionó con el Partido Conservador Social Cristiano y se dio paso al nacimiento del Partido Demócrata Cristiano.

vi La ley 8987, de Defensa Permanente de la Democracia, fue una ley chilena publicada en el Diario Oficial el 3 de septiembre de 1948, conocida popularmente como la Ley maldita, que tuvo por finalidad proscribir la participación política del Partido Comunista de Chile (PCCh).

vii Boye, Otto, op. cit. pág. 111.

viii Boye, Otto, op. cit. pág. 124 y 125.

ix Boye, Otto, op. cit. pág. 110.

x Boye, Otto, op. cit. pág. 114.

xi Boye, Otto, op. cit. pág. 110.

xii Boye, Otto, op. cit. pág. 115.

xiii Palabras de don José De Gregorio, recientemente fallecido, en ceremonia del 10 de agosto de 2015 en donde se le entrega la distinción de Socio Honorario de la Corporación. En esta oportunidad el querido “don Pepe” señaló que “…en octubre se cumplen 80 años de la creación del movimiento Falange Nacional, donde como lo dije cuando era Presidente de la Corporación y me correspondió decir unas palabras: “Todo partió con Leighton”. Él fue su gran impulsor, sin olvidar a Frei, Palma, Reyes, Garretón y tantos otros, pero La Falange creció por la firmeza de sus principios y valores, de los cuales don Bernardo era su exponente más representativo.

Deja una respuesta