Los reconocimientos a una vida dedicada a la lucha por la democracia y los derechos humanos.

Equipo ES. 02/07/2020. Esta mañana falleció la señora Ángela Jeria Gómez, viuda del general de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), Alberto Bachelet, y madre de la ex presidenta Michelle Bachelet Jeria. Ángela Jeria se destacó toda su vida por su laboriosa defensa de los derechos humanos, la dignidad y las demandas ciudadanas. En estas horas se expresaban múltiples muestras de profundo pesar por su muerte, sobre todo entre mujeres chilenas y el pueblo que tantas veces supo de sus valores y defensa de los derechos sociales.

“Dado su delicado estado de salud y pese a todas las atenciones y cuidados brindados por personal médico de la Fuerza Aérea de Chile, en horas de esta mañana se produjo su deceso, situación que fue informada en forma directa a sus familiares quienes la acompañaron en todo momento”, se indicó en un comunicado de la FACH.

Hubo un enorme reconocimiento a su vida dedicada a la lucha por la democracia y la defensa de los derechos humanos, lo que incluyó su denuncia abierta de las violaciones y atropellos cometidos por la dictadura cívico-militar, y luego su trabajo por la recuperación de la democracia y su compromiso en las dos campañas presidenciales de su hija Michelle.

Ángela Jeria Gómez nació en 1926 en la ciudad de Talca. Estudió arqueología en la Universidad de Chile. En 1945 se casó con Alberto Bachelet, y tuvieron dos hijos, Alberto (fallecido en Estados Unidos) y Michelle. Su esposo se convertiría en general de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), donde fue reconocido como uno de los altos oficiales constitucionalistas y democráticos.

Producido el golpe de Estado, el general Bachelet fue arrestado y torturado por militares y producto de ello falleció en prisión. Ángela Jeria fue perseguida y en un momento fue arrestada, junto a su hija, y llevada a recintos de la policía secreta pinochetista de Villa Grimaldi y Cuatro Álamos. Después pudo salir al exilio, radicándose en la República Democrática Alemana.

En 1979 fue autorizada a regresar a Chile y no dudó en retornar a su patria. Y se incorporó a tareas por los derechos humanos, sumándose a equipos del Comité Pro-Retorno de Exiliados y la Comisión Chilena de Derechos Humanos. Fue nuevamente vigilada y perseguida y en varias ocasiones fue detenida por Carabineros en actividades de derechos humanos, defensa y homenaje a víctimas de la represión.

Recibió el premio “Monseñor Leonidas Proaño”, en la República Oriental de Uruguay, por su contribución a los derechos humanos. El 21 de noviembre de 2007 Jeria fue galardonada con la Medalla Senado Universitario, “reconociendo su larga trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos, en una ceremonia que la emocionó, porque hasta sus últimos días se sintió parte de nuestra comunidad universitaria”, según escribió Ennio Vivaldi, Rector de la Universidad de Chile.

Durante las últimas décadas participó en las campañas presidenciales de su hija, Michelle Bachelet, y de candidatos presidenciales de la Concertación y la Nueva Mayoría. No dejó de asistir a eventos de derechos humanos, de reivindicar derechos sociales para el pueblo y acompañar actividades para el impulso de transformaciones en el país.

Uno de los primeros mensajes de pésame llegó del dirigente del Partido Comunista, Guillermo Teillier: “Como Presidente del PC expreso nuestro más sentido pésame ante el fallecimiento de la señora Ángela Jeria, luchadora inclaudicable por los derechos humanos, inestimable amiga y compañera de causas comunes”.

El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, expresó: “Ángela Jeria fue una mujer de convicciones profundas, comprometida con Chile y su gente. Siempre fue muy respetuosa y contraria a todo afán de figuración, pero como ciudadana no dudaba en expresar sus puntos de vista, especialmente en materia de derechos humanos…lo más impresionante de ella era su consistencia, su firmeza, conceptual, política, pero sobre todo humana. Y todo esto con mucha sobriedad, una combinación que no es muy frecuente”.

Heraldo Muñoz, quien fuera Canciller del gobierno de Bachelet y actual presidente del Partido por la Democracia (PPD), apuntó que Ángela Jeria fue “una mujer formidable, culta, con opiniones propias, interesada sobre el mundo y la gente. Vivió el dolor del asesinato de su esposo y el exilio, pero nunca expresó odio”.

La presidenta de Convergencia Social, Gael Yeomans, declaró que “Ángela Jeria fue una mujer luchadora, defensora de los derechos humanos, comprometida con las causas nobles y justas”.

En tanto, Ennio Vivaldi, hizo saber que “he decretado duelo universitario por la muerte de Ángela Jeria, mujer de excepcional inteligencia y valentía. Estudió arqueología después de haber trabajado muchos años en la Universidad de Chile  y fue reconocida con la medalla @senadou 2007. Mis condolencias Michelle Bachelet y toda su familia”.

 

Deja una respuesta