Argumentos se presentaron en documento de 37 páginas, principalmente por la muerte de 65 personas en la comuna de Recoleta. Los puntos clave de la acusación.

Equipo ES. 19/06/2020. Treinta y siete páginas de argumentos, antecedentes y datos tiene la querella criminal que el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, presentó en contra del Presidente Sebastián Piñera, el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich y los subsecretarios del Ministerio de Salud (MINSAL), Paula Daza y Luis Zúñiga. Esta es la primera acción legal en contra de autoridades por sus responsabilidades en errores en medidas adoptadas en medio de la pandemia de la Covid-19 y en la consecuencia de fallecimiento de personas. ElSiglo.cl tuvo acceso a la querella que tiene por finalidad la aplicación de normativas del Código Penal “por el actuar negligente y grave en el control de la pandemia”.

Se indicó que Piñera, Mañalich, Daza y Zúñiga son responsables de la adopción de “decisiones evidentemente erradas y retardadas, además de ocultar y negar información relevante a las autoridades locales”.

En términos legales, se sostiene que serían autores del cuasidelito de homicidio, “previsto y sancionado en los artículos 490 y 492 inciso primero, en relación al 391 Nº2 del Código Penal” y del delito de denegación de auxilio y abandono del destino. El texto acusatorio fue presentado por el abogado Ramón Sepúlveda, donde se indicó que es factible presentar este tipo de querellas ante “delitos cometidos por un funcionario público que afectaren derechos de las personas garantizados por la Constitución”.

En la acusación se estableció que existía la información y los antecedentes, a nivel mundial y nacional, en el mes de marzo recién pasado, de que la expansión y el contagio del coronavirus iría en aumento (algo que sucedió con creces), “no obstante…nuestras autoridades sanitarias no adoptaron decisiones drásticas en tal sentido, sino únicamente medidas parciales y antojadizas sin la expresión de un criterio claro y ecuánime para su aplicación y comprensión”. Se añadió que hubo una actuación marcada “por un claro sesgo social y político en la adopción de determinadas medidas” que llevaron a descartar lugares donde ellas se aplicaran. Eso, se dijo, contando con documentación y opiniones que alertaban de ese proceder.

La querella enfatizó que esa situación se dio específicamente en comunas populares “desprotegidas social y económicamente”, y se menciona el caso de Recoleta donde se podía “anticipar un alto y veloz número de contagios en lo sucesivo, esto acorde a nuestra dispar distribución social y nivel de hacinamiento, que en palabras de uno de los propios querellados, desconocían”, haciendo tácita referencia a Jaime Mañalich.

Los errores y “faltas graves a su función pública”

Según el escrito, el Presidente, el ex titular de Salud y los dos actuales subsecretarios, cometieron “una serie de acciones, omisiones y comportamiento erróneos inexcusables” en el tratamiento de la crisis sanitaria que “constituyen faltas graves a su función pública” y que constituyen “figuras penales”.

En la descripción de errores, omisiones y delitos que se habría cometido, la querella señaló “negligencia inexcusable de los querellados como autoridades de Gobierno en la toma de decisiones a nivel general; ocultamiento deliberado, de información y entrega de datos técnicos distintos a la realidad, además de la negación sistemática de información a las autoridades locales; denegación de auxilio y abandono de destino respecto de los vecinos de Recoleta”.

El documento entregó detalles respecto a esas situaciones, como que hubo imposibilidad de atención a vecinos de esa comuna en el nivel primario de Salud, “pese a haber sido informada y alertada esta situación al sistema central”, el cual “no prestó la atención debida a los vecinos, quienes no contaron con hospitalización, cuidados o seguimientos requeridos, no siendo trasladados a residencias sanitarias u hospitales que les entregaran los tratamientos para salvarles la vida”.

El tema de las cuarentenas

Se recordó que el Colegio Médico y la Asociación de Municipalidades, el 20 de marzo plantearon al gobierno que se decretara cuarentena total en la Región Metropolitana  y una “cuarentena obligatoria nacional”, con argumentos expuestos por varios alcaldes, por cierto, varios de ellos de partidos oficialistas. El escrito señaló que ante eso, el ex titular de Salud planteó que “lo que se está diciendo es absurdo, es una medida desproporcionada…muchas personas que claman por esta cuarentena total ( ) no tiene idea de lo que están pidiendo. No saben”.

Como parte de la querella, se planteó que la autoridad sanitaria declaró la cuarenta en las comunas de Lo Barnechea, Vitacura, Las Condes, Providencia, Ñuñoa, Santiago e Independencia, con el criterio de que “en ellas se concentraba el mayor número de casos, lo que después no se respetó. Esto muestra un claro sesgo en las decisiones, protegiendo ciertas comunas y dejando en desprotección otras” como Recoleta, donde se puso cuarentena semanas después cuando se habían disparado los contagios.

Grave afectación a habitantes de Recoleta

En relación específica a la comuna de Recoleta y sus habitantes, se estableció que “se han visto gravemente afectados por todo el actuar grave y negligente de los querellados en tiempos de crisis”.

“El no adoptar medidas, el tomarlas sin lógica y de forma retrasada; las decisiones derechamente contrarias a los conocimientos científicos, el no escuchar a organizaciones técnicas y autoridades locales, además del deliberado ocultamiento y negación de información de los querellados, han provocado no solo que los índices de contagios sean alarmantes, sino que también han generado el fallecimiento de miles de chilenos y de vecinos de Recoleta”, se sostuvo en el texto.

Además, se expuso que hasta el 16 de junio, de acuerdo a un informe epidemiológico, se contaban 135 personas fallecidas por la Covid-19 en Recoleta, aunque se presume que la cifra puede ser mayor por los errores de información que se han detectado. Entonces, “lo grave de esta situación es que el Municipio no cuenta con los números exactos y reales de fallecidos y contagiados que hay en la comuna por el virus”. Y se apuntó que “así se le impide a las autoridades locales poder seguir, trazar y cuidar a sus vecinos de manera adecuada, que además no son atendidos correctamente por el sistema central”.

También en la querella se planteó los problemas en relación a los test PCR, seguimientos y uso de un “contact center” que en su momento colapsó. Se expuso una situación dramática: “…Esta situación ha provocado que un sin número de vecinos de la comuna hayan fallecido en sus hogares por el abandono del auxilio por parte de la autoridad sanitaria central”.

La estrategia de la “inmunidad de rebaño”

Por cierto, en el escrito se habló de un tema polémico en estos días, el de “inmunidad de rebaño”, considerado errado y que puede afectar la salud de las personas. Se refirió las palabras de Mañalich: “…el esfuerzo no es que nadie se contagie, sino que se contagien las personas. La única forma de protegernos de esto es que las personas se contagien, pero de manera lenta. Medidas para que nadie se enferme, sería un error. Tenemos que lograr que la tasa de contagio sea baja, que vayan lentamente contagiándose las personas”. En la querella criminal, entre otros a Mañalich, se estableció que esta estrategia de “inmunidad de rebaño”, “era contraria a lo que indicaban todos los organismos técnicos y que tuvo un rotundo fracaso como es de público conocimiento”.

En el texto se hace un resumen de cómo se fueron levantando, instalando e instalando parcialmente cuarentenas durante abril, mientras los contagios aumentaban, al igual que los fallecimientos. En ese marco, se remarcó que “existía un factor altamente grave” y es que, como lo advirtió en su momento el alcalde Daniel Jadue, “los vecinos de Recoleta fueron  encerrados por otras comunas en cuarentena, lo que generó que comerciantes y personas de otras comunas aledañas fueran a realizar sus actividades a Recoleta que no estaba en cuarentena”.

En uno los párrafos se apuntó a la situación específica de la comuna de Recoleta, donde se decretó cuarentena por la autoridad central cuando había 602 contagios con 387 casos activos, en una población de 148 mil habitantes, cuando en comunas como Temuco, en proporciones análogas o menores se puso cuarentena mucho antes. “Cifras que dan a entender que los imputados (Piñera, Mañalich, Daza, Zúñiga) manejaban de forma errática y arbitraria la emergencia sanitaria, confundiendo a la población, que jamás comprendió la estrategia gubernamental para enfrentar esta pandemia, la cual se desborda en lo referido a los contagios”.

“Actuar negligente”

Un asunto cardinal se expuso en la querella criminal, cuando se señaló que el disparo de los contagiados a cientos a decenas de miles, fue una situación que “evidentemente los querellados provocaron, atendidas las faltas de adopción de medidas oportunas, la toma de decisiones tardías, erróneas y poco eficaces, así como también omisiones deliberadas de información”.

Se sostuvo que “en el caso de Recoleta, los querellados demuestran un claro actuar negligente, a quienes no les importó los vecinos de esta comuna de la misma forma que los ciudadanos del sector oriente de la población. Es importante tener presente que independientemente de las condiciones personales de cada de una de las autoridades de Gobierno, contra quienes se dirige esta querella, ellos son las autoridades, ellos pueden tomar decisiones, tienen el deber y la obligación de actuar de forma coherente, preocupada y diligente, lo que claramente no hicieron, yendo en contra de la opinión de autoridades locales y organismos especializados”.

Caso Interferon

Hay un señalamiento especial en el texto respecto a lo planteado, al inicio de la pandemia en Chile, por el alcalde Jadue se traer a Chile el medicamento Interferon Alfa-B12, “para fortalecer el sistema inmune de los contagiados”, que podía ser obtenido en Cuba. Se indicó que esa opción “fue fuertemente criticada” por los querellados, y “rechazaron la medida”. Se recordó que esa medicina contaba con el respaldo del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias. Además, hubo evidencia en medios de prensa internacional, del uso del Interferon en muchos países, entre ellos China.

En el documento se enfatizó que ese rechazo “no fue más que, nuevamente, una decisión políticamente sesgada por parte de los querellados”, aunque la asociación de municipalidades estaba por traer ese producto al país para beneficio de pacientes.

La mala información

Respecto a la información entregada desde el MINSAL a la opinión pública, la querella manifestó que “desde el comienzo de la pandemia en nuestro país hubo discrepancias con respecto a la información que se le otorgaba a la población diariamente en relación a los fallecimientos causados por COVID-19, siendo el Ministerio de Salud cuestionado permanentemente en esta materia. Cabe señalar que, la manipulación de datos con respecto a los fallecimientos, podría provocar un control errático de la pandemia, puesto que las estrategias en el ámbito de la medicina se aplicarán según los datos recabados y obtenidos por el Ministerio de Salud. Esto podría tener como efecto omisivo el resguardo de la salud de toda la población, es decir, los datos fidedignamente aportados permitirían a los profesionales de la salud, y sus directores tomar y ejecutar mejores medidas para evitar fallecimientos en pacientes críticos”.

El escrito añadió que por ocultamiento y no entrega de información “el gobierno excluyó al sistema de salud primaria consistente en los servicios de salud municipales”. Se precisó: “Es decir, en la práctica dejó atados de manos a los municipios en su tarea de apoyo a la comunidad vecinal, y a la Atención Primaria de Salud, sin poder ejercer su rol, pese a la existencia de solicitudes directas de las Municipalidades al Ministerio de Salud y de innumerables solicitudes públicas”. Se indicó que la Muncipalidad de Recoleta, a través del alcalde, “realizó al menos 3 solicitudes de información sin éxito”.

Se entrega información y antecedentes de diversas declaraciones, testimonios y reportes de prensa en cuanto a falsa información, distorsionada u omitida.