Desde la Bancada Parlamentaria se dijo que “deja fuera del beneficio a 1,2 millones de hogares pertenecientes al 40% más vulnerable”. De los 12 mil millones de U$ sólo 6% a ayuda social.

Equipo ES. 17/06/2020. La Bancada Parlamentaria del Partido Comunista (PC) se abstuvo en la votación donde se aprobó, en la Cámara de Diputadas y Diputados, el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). ¿Por qué? Porque deja más de un millón de familias sin esa ayuda, porque presenta una hiperfocalización que deja fuera de cientos de miles de hogares, por las condiciones que se pusieron para acceder a ese beneficio y porque representa un mínimo de los 12 mil millones de dólares asignados para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus y sus efectos sociales.

Los cien mil pesos que contempla el IFE fueron producto del acuerdo entre el gobierno, la derecha y tres colectividades opositoras, y según las y los parlamentarios del PC, tiene una lógica de hiperfocalización que deja fuera de la ayuda a miles de familias que hoy viven la crudeza de la pandemia y sus efectos económicos.

El diputado Daniel Núñez entregó argumentos de los comunistas en su intervención en la Sala de la Cámara. Enfatizó que el proyecto del IFE “deja fuera del beneficio a 1,2 millones de hogares pertenecientes al 40% más vulnerable, y los 100 mil pesos per cápita están lejos de los 170 mil pesos que se fijan sobre la línea de la pobreza”.

Además se puntualizó que si bien apenas se concretó el acuerdo, los firmantes señalaron públicamente que esta sería una ayuda universal, para que se acceda a ella hay que cumplir una serie de requisitos que lo hacen excluyente para un alto porcentaje de familias vulnerables. “Hay que cumplir con tres requisitos para ser beneficiarios de este ingreso familiar de emergencia 2.0. En concreto, un hogar donde hay un trabajador por el salario mínimo, que tiene una pensión básica solidaria y dos hijos, ya queda fuera. Eso es algo totalmente inaceptable. Son 1.2 millones de hogares, más de 3 millones de chilenos y chilenas que no van a recibir este aporte, siendo del 40% más vulnerable”, detalló el diputado.

La crítica desde la Bancada PC también apuntó a que del total de recursos definidos en el “acuerdo”, una pequeña parte de ellos sería en ayuda directa a la población, pues el mayor porcentaje serviría para la protección de la economía y la reactivación de las empresas. “Del conjunto de recursos que el Gobierno va a destinar en su acuerdo con una parte de la oposición para combatir la emergencia y la reactivación por un monto total de 12 mil millones de dólares, sólo destina un 6% para ayuda social”, señaló Núñez.

Las y los parlamentarios comunistas insistieron en que una forma de avanzar en respuestas concretas y sin exclusiones a los más pobres, es avanzando a un impuesto a los súper ricos, por una única vez para enfrentar los efectos de la pandemia.

“Si este acuerdo que se hizo hubiera integrado el impuesto a los súper ricos, tendríamos para este año en un cálculo conservador, unos 5 mil millones de dólares más.  Hubiésemos podido triplicar toda la ayuda que hoy se está aplicando -por ejemplo- en el Ingreso Familiar de Emergencia”, se indicó desde el grupo parlamentario del PC.

Además en Twitter, la colectividad de la hoz y el martillo planteó que se abstuvieron porque “el gobierno no mantuvo su palabra sobre la cobertura (del Ingreso Familiar de Emergencia), dejando a más de un millón de familias de bajos ingresos fuera, y porque el monto está por debajo de la línea de pobreza”.

 

Deja una respuesta