Números deficitarios en lo social e insuficientes para las municipalidades. Se sigue sin recurrir a dineros que están disponibles.

Equipo ES. 14/06/2020. Hay factores que, más allá de tecnicismo o letra chica, apuntan a que el plan económico acordado entre el gobierno, los partidos del conglomerado de derecha Chile Vamos y solo tres de la oposición (son unos quince los que conforman el arco opositor), es mezquino e insuficiente respeto a lo que necesita la población chilena en media de la crisis social y sanitaria.

El primero tiene que ver con los 12 mil millones de dólares acordados para ocupar. Eso, más otros gastos hechos por el Estado, representa el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Chile. En contrapunto, de acuerdo a lo señalado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), los países están ocupando, en promedio, el 10% del PIB para atender los planes de emergencia ante la pandemia del nuevo coronavirus y sus consecuencias. Es decir, el gobierno chileno, acompañado por un grupo de partidos opositores, determinó gastar 5 puntos menos de lo que se está gastando a nivel mundial, incluidas naciones latinoamericanas.

Hay que considerar que los 12 mil millones de dólares son para los próximos dos años, es decir, dineros que se irán extendiendo en el tiempo y no son estrictamente sólo para los próximos meses.

Otro dato no menor, es que el Foro de Economistas había planteado que lo que se requiere para esta etapa y asumir las necesidades y demandas, es un gasto de 15 mil millones de dólares, lo mismo que se planteó desde partidos de la oposición que no participaron de la negociación con el gobierno (Unidad para el Cambio, Apruebo Chile Digno, Pliego Popular y la mayoría del Frente Amplio). Junto a eso, economistas indicaron que para asumir con eficacia los gastos en salud, empleo, inversión, alimentación y ayuda a la población vulnerable, se debía presupuestar entre 20 mil y 25 mil millones de dólares. Esas cifras iban o van en la línea de los datos del FMI. Por cierto, el 10% del PIB y más aún, se ocupó en innumerables países con un modelo económico neoliberal y gobiernos de derecha.

Otro asunto muy sensible socialmente, es que la subida del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) fue a 100 mil pesos, lo que sigue dejando esta ayuda debajo de la línea de pobreza. Cientos de miles de familias beneficiadas, con tres o cuatro integrantes, recibirán en total alrededor de 300 mil pesos, cuando en esos casos, la línea de pobreza es de unos 370 mil pesos. Si en este acuerdo del oficialismo con un grupo de colectividades opositoras se hubieran destinados mil millones de dólares más, se habría dejado el IFE sobre el margen de pobreza. En el manejo de las cifras, desde el sector oficial se indica que el apoyo por familias vulnerables llegará a 400 mil pesos, si tienen cuatro integrantes.

En cuanto a las Municipalidades de todo el país se presenta un problema deficitario en el plan económico presentado, ya que según las cifras oficiales, el déficit de las comunas producto de los negativos efectos de la pandemia, es de 300 millones de dólares y se planteó que se necesita una inyección de mil 200 millones a los municipios. Y de acuerdo a este plan, se destinarán a las  Municipalidades sólo 120 millones. Según los análisis de los propios alcaldes y alcaldesas, en este período es imprescindible dar un soporte financiero a las comunas que deben atender salud primaria, residencias sanitarias, alimentación, apoyo a la niñez y adultos mayores, personas con otras capacidades, infraestructura, sanitización, cuidado de enfermos, e innumerables situaciones sociales y humanas que se presentan sobre todo en las zonas de alto porcentaje de pobreza.

Esos factores son los que tiene que ver, fundamentalmente, con partes deficitarias muy importantes para atender las necesidades del país. El acuerdo del gobierno, la derecha y esos tres partidos opositores debe ir al Congreso donde se dará, seguramente, una ardua discusión, pero de acuerdo a las normativas constitucionales las y los parlamentarios estarán imposibilitados de subir los montos en cada área y mucho menos aspirar a que se eleven los 12 mil millones de dólares. De acuerdo a lo señalado por parlamentarios del Partido Comunista y del Frente Amplio, un primer análisis será cuidar la letra chica y aspectos que no están del todo claros, y luego plantear montos superiores, como en el caso del IFE.

En el marco de esta decisión de uso de presupuesto del Estado, varios economistas y legisladores recordaron que el país tiene fondos por 20 mil 500 millones de dólares, unos 4 mil 500 de un fondo de reserva de las Fuerzas Armadas y 15 mil millones de dólares de deuda pública. También se volvió a plantear el tema de la reforma constitucional propuesta por las y los parlamentarios del Partido Comunista, con respaldo de legisladores de otras colectividades opositoras e incluso unos parlamentarios de derecha, que tiene por objeto instar al Presidente de la República para colocar un impuesto de 2.5 puntos a las grandes riquezas del país, lo que permitiría recaudar 6 mil millones de dólares para planes sociales y de salud urgentes. Esa cantidad, por cierto, es la mitad de lo que contempla el acuerdo promovido por el gobierno.

 

 

 

Deja una respuesta