El apoyo a Pymes ha llegado solo al 5% del total

Redes

Roberto Rojas, presidente de CONUPIA, dijo que “no hay egreso fiscal efectivo para las Pymes. Sólo mayor endeudamiento y correr plazos de obligaciones”. Datos de apoyo a grande empresas.

Equipo ES. Radio Nuevo Mundo. 18/05/2020. “Queremos ver qué va a pasar cuando salgamos de la pandemia y las instituciones de los bancos, los financistas, Impuestos Internos, empiecen a cobrarles a las Pymes”. Y es que el apoyo del gobierno a las micro, pequeñas y medianas empresas se basa en créditos que, por lo demás no están llegando, cuando a las grandes y megas empresas ya se le destinaron mil millones de pesos.

Así lo explicó Roberto Rojas, presidente de CONUPIA (Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado de Chile), y vocero de Convergencia de Pymes y Cooperativas, en conversación con panelistas del programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de Radio Nuevo Mundo. Ahí dijo que hasta mediados de mayo sólo llegó al 5% del total de las Pymes los créditos asignados a través de los bancos. Además, sostuvo que según lo señalado en la promesa del gobierno, los apoyos vía préstamos serían del orden de los 15 millones, pero en promedio son de 13 millones considerando a las pequeñas y medianas empresas, pero en algunos casos de micro o pequeñas, es el 50% de lo prometido.

Los siguientes son párrafos destacados por lo planteado por Roberto Rojas, presidente de CONUPIA:

“Se ha comportado bastante mal la banca en lo de los préstamos a la pequeña empresa. Hay una gran cantidad de solicitudes de crédito rechazadas, incumplimientos de reglamentos que pone Fogape (Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios), y las cuentas que tenemos según la asociación de bancos, instituciones financieras y del mercado financiero, es que hasta el momento, al 14 de mayo, se han cursado solamente 26 mil créditos. Las solicitudes aceptadas son 45 mil, de los cuales cursados en plata, hay 26 mil. Así como vamos, es absolutamente imposible que se cumpla la promesa del Presidente de la República que esto va a llegar a alrededor de un millón 300 mil empresas, incluidas las Pymes, teniendo en cuenta que las Pymes somos un poco más de un millón. Estimamos que los créditos no van a llegar más allá de 150 mil Pymes.

“Lo recibido hoy por las Pymes, equivale al 3% del total. Si quieren arreglar un poco las cifras, como lo hace siempre el gobierno, y toma las 45 mil cuyo trámite fue aceptado, aunque no a todas les ha llegado el dinero, no pasamos el 5% de las Pymes beneficiadas por el plan del gobierno para dar créditos. Eso incluye a Pymes micro, pequeñas y medianas.

“El ministro de Hacienda dijo que los créditos a los que estaban postulando las micros y pequeñas empresas eran por 20 millones. En cambio, para las grandes empresas, que también han postulado y han obtenido créditos, son dos mil millones, mucho más altas. Eso da cuenta de la asimetría del mercado y cómo se utilizan los fondos del Fogape para favorecer al empresariado. Esas cifras que daba el ministro son parte de la parafernalia  de anuncios a que nos tiene acostumbrado el gobierno y sabemos que al desglosar los números, las cosas no dan.

“Quieren demostrar eficiencia, pero la muestra real de los datos es que fueron rechazadas gran cantidad de Pymes. Entre otras cosas, el reglamento dice que se puede prestar hasta tres meses de facturación, y en una micro empresa el máximo de facturación de acuerdo al rango mensual, es de cinco millones de pesos, por lo tanto, podrían optar a 15 millones de pesos. Bueno, la realidad es que hoy, en crédito, no les dan ni un mes de facturación, y desde la banca y el mercado financiero, dicen que el promedio que se estaba prestando a la micro empresa es de 1.8 mes de facturación. Es decir, la mitad de los tres meses que el gobierno estuvo anunciando.

“Los números son muy decidores. Han sido favorecidas, hasta el momento, 25 mil 220 empresas Pymes, entre micro, pequeñas y medianas. Sacamos un promedio de los préstamos y nos dan 13 millones 452 mil pesos, incluyendo a las medianas que suben el techo. Y 780 empresas grandes han recibido casi mil millones de pesos.  Estamos hablando de un universo de 26 mil empresas, de las cuales 25 mil son micro, pequeñas y medianas empresa, y 780 solamente son grandes empresas.

“En el país, un millón de empresas son Pymes y 14 mil son grandes empresas. De esas 14 mil, 12 mil son grandes y 2 mil son mega empresas. Entonces, no hay ninguna relación entre lo que están recibiendo las grandes empresas a lo que están recibiendo las pequeñas.

“Lo más aberrante de esto es que el fondo de respaldo para todo esto, es el Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios (Fogape), y la pequeña empresa llega a ventas de 100 mil UF, y lo ampliaron hasta ventas de un millón de UF, es decir para la mega empresa. Claramente se ve a quiénes se ha querido favorecer.

“El gobierno es ciego. Aquí hay dos cosas. En primer lugar, el gobierno dice que los bancos se han puesto a la altura y algunas organizaciones Pymes que están alineadas ideológicamente con el gobierno dicen que la banca no ha estado a la altura. La banca nunca va a estar a la altura, porque el objeto de la banca es maximizar sus utilidades y está aprovechando que tiene un gran respaldo, en términos de garantía, por parte del Estado para garantizar a sus clientes, sobre todo clientes estrellas, grandes. No se atiende, por ejemplo, a las Pymes. O la banca no está a la altura o el gobierno ha propiciado que la banca no esté a la altura de ciertos objetivos, porque en cuanto a tener utilidades, la banca siempre ha estado a la altura.

“Lo peor, en medio de esto, es que en estos días surgieron voces, desde los gremios que están alineados ideológicamente con la derecha, criticando a los bancos, y están sugiriendo que mediante Corfo (Corporación de Fomento) se entreguen garantías y se invierta con fondos de las AFP en unos fondos de inversiones que vayan a aquellos organismos financieros no bancarios. Es decir, un conjunto de financieras. Lo que estamos comprobando del accionar de la banca es que da la posibilidad para que ese sector financiero, que no está sometido al control de ninguna institución, entre a la pelea. El gobierno lo está sosteniendo porque Corfo ya tiene preparado el ingreso a ese sistema y van a cobrar un interés más alto que los bancos y las Pymes, desesperados, van a tener que recurrir a donde sea. Porque tienes que pagar sueldos a final de mes y no tienes plata, no importa en el momento lo que te cobren de intereses. Hay ejecutivos jóvenes que se atreven a decir que hoy lo importante es que este sistema sea ágil, y después se discute el tema de las tasas.

“Resulta que todo el peso económico de la pandemia cayó sobre las Pymes y los trabajadores. Para las Pymes solo hubo créditos -no todos han llegado- y aplazamiento de obligaciones tributarias, es decir, no hay egreso fiscal efectivo para las Pymes. Sólo medidas que, al final, es endeudamiento mayor para las Pymes. Queremos ver qué va a pasar cuando salgamos de la pandemia y las instituciones de los bancos, los financistas, Impuestos Internos, empiecen a cobrarles a las Pymes. Ahí viene la segunda crisis de las Pymes.

“A los trabajadores se les manda a la casa con el seguro de cesantía, que buena parte es de los propios trabajadores y otra parte es de los empresarios, que es como se configura el seguro de cesantía. Es decir, no hubo un esfuerzo financiero o fiscal real por parte del gobierno. Han sido solo medidas que van al mayor endeudamiento de las Pymes y, por otro lado, correr obligaciones.

“Este primer paquete de los 11 mil 750 millones de dólares que cacarearon tan fuerte, que según algunos economistas que no son precisamente del mundo de izquierda, como Andrea Repetto, dijeron que por lo menos 7 mil 500 millones dólares son préstamos, anticipos. Es decir, insisto, no hay esfuerzo fiscal real que permita, por ejemplo, subsidio directo para mantener el empleo.

“Nosotros le presentamos al subsecretario de Hacienda una posibilidad, le dimos números, de que por ejemplo entreguen subsidio directo para mantener el empleo por tres meses, de alrededor de 350 dólares por trabajador, y están ayudando a 4 millones 200 mil trabajadores y a un millón de Pymes y esto no significaba más de 1.5 del PIB (Producto Interno Bruto). Pero no escucharon.

“Creemos que de persistir esta situación, en primer lugar, esta cuarentena se va a romper porque la gente cuando no hay apoyo de carácter económico, bueno, tiene que comer. Estoy hablando de Pymes, porque hay unas que son muy pequeñas, que son prácticamente subsistencia familiar. Por lo tanto, lo que se avecina es un estallido social incluso mucho mayor del que estalló a partir del 18 de octubre de 2019. La gente va a terminar saliendo a la calle, para comer o para protestar.

“El gobierno se está preparando para aquello. Porque la derecha está implemento en el Parlamento la posibilidad de aprobar leyes como la que sanciona a los que estén en protesta cuando al lado hay una barricada, y mete a todos en el mismo saco y dice que hay protesta violenta.

Foto: Conupia

Deja una respuesta