¿No entienden o qué?

Redes

El respeto a los acuerdos es uno de los mayores valores que un político visionario debería considerar para no seguir haciendo política en un vacío abisal. 

Gonzalo Moya Cuadra

Licenciado en Filosofía

Santiago. 17/04/2020. Incalificable la actuación de algunos “opositores” del actual gobierno. Ergo, no se puede calificar lo incalificable. Siguen sin entender que una buena política se basa en una irrestricta unicidad. Incapaces de entender que la ausencia de un buen juicio es un acto de extrema estulticia que ha catapultado al oficialismo a una cómoda posición política, pues la praxis nos demuestra esta estólida realidad.

El respeto a los acuerdos es uno de los mayores valores que un político visionario debería considerar para no seguir haciendo política en un vacío abisal.  ¿Acaso la causa de luchar por los pobres no tiene sentido?  Sigue consolidándose el analfabetismo político y cultural, continúa asentándose el patológico anticomunismo que en muchos casos ha llevado a grandes ataxias políticas. Posición triunfalista e inesperada de la derecha y de un gobierno ineficiente y exánime. La oposición, exceptuando la homogénea y consecuente política del Partido Comunista y del Partido Socialista, sigue dando a la ciudadanía un espectáculo de desunión e insensata confusión.

¿Acaso no entienden que la derecha está enmarcando su política social en un  populismo deshonesto?  ¿No entienden que la derecha sigue manejando todo el poder económico? ¿No entienden que la derecha sólo puede gobernar a través de una política autoritaria, subyugada a intereses geopolíticos que le exige la dictadura económica más potente del planeta?  El gobierno chileno, como súbdito del gran capitalismo mundial, cuya política socio-económica es claramente un estropicio, sigue lucrando a costa de un pueblo empobrecido cuyo futuro es dramáticamente incierto.

La política no tiene un sentido polisémico. La buena política es aprender a no cometer errores y avizorar un porvenir político justo y equitativo. La oposición no puede continuar tomando decisiones cortoplacistas, ni menos equivocadas, pues lo único que está haciendo es permitir la continuidad de un sistema abyecto y mendaz. ¿O quieren seguir conviviendo con las fuerzas involutivas del capitalismo?  ¿No entienden que la derecha soberbia acude a su discurso vetusto y tautológico, además de todo su poderío económico, para aplastar las legítimas aspiraciones de un pueblo despojado y humillado? Entonces, la opción real de la oposición es trabajar por una férrea unidad que logre concretar una política responsable y solidaria.

La experiencia post pandemia seguramente será el inicio de una nueva política, vehemente y constructiva, que deberá estructurar un mundo más humano,  enfocado en un sincero modelo axiológico. La buena política siempre tiene un significado trascendente y este tiempo nocturnal y fatídico es la oportunidad para reconstruir la política como una actividad definitivamente ética y solidaria. La izquierda democrática  tendrá que aunar esfuerzos para erigir un camino hacia la verdadera libertad social y política, esfuerzos basados en la determinación y el diálogo.

 

Deja una respuesta

abril 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930