Perder salarios y empleo. La ciudadanía y las medidas.

Equipo ES. 27/03/020. Perder salarios y empleo

Un hecho ocurrido en esta semana dio cuenta del tipo de mirada que existe al interior del gobierno de derecha. El dictamen de la Dirección del Trabajo (DT) que estableció la posibilidad de que los empleadores pudieran no pagar sueldos, pagar a medias y en definitiva no cumplir condiciones del contrato, debido a la crisis sanitaria que vive el país por el Covid-19. Además, se dejó abierta la posibilidad del despido por la tan conocida “necesidad de la empresa”. Junto a eso, la Ministra del Trabajo y Previsión Social sostuvo que el gobierno no tiene manera de obligar a los empresarios a pagar los sueldos en las actuales condiciones y que la ley no dio el ancho en la coyuntura de una pandemia. Al mismo tiempo, se conocieron diversidad de denuncias porque patrones amenazaron a trabajadores y empleados de no pagarles los sueldos o despedirlos si no se presentaban a trabajar por cumplir con la cuarentena y aplicar medidas de cuidado.

Inmediatamente la CUT, junto a abogados laboristas, legisladores y partidos políticos criticaron la medida de la DT y la actitud del gobierno, se exigió la derogación de ese dictamen e inclusive se planteó que la directora del organismo debía renunciar debido a su criterio desproporcionado y atentatorio a los derechos laborales básicos.

Es una comprobación de las tesis y visiones que existen entre altos funcionarios del gobierno de Sebastián Piñera respecto a cómo tratar a los trabajadores, interpretar leyes y encarar crisis y dificultades. En este caso, se benefició a empresarios y patrones en menoscabo de los asalariados. Como se dijo desde la CUT, se dejó a las y los trabajadores en la desprotección absoluta.

Pero, además, y de acuerdo a lo dicho por la Ministra del Trabajo, quedó en evidencia las falencias y distorsiones de la legislación vigente e incluso de la Constitución, para garantizar derechos como recibir el sueldo y no ser despedido arbitrariamente, y que el Estado pueda disponer de medios y formas para que eso se cumpla y se garantice. No en vano, hubo vocerías de que esta situación es otro ejemplo de por qué se debe cambiar la Carta Magna.

Como sea, terminando la semana, los trabajadores, empleados y funcionarios se echan encima la incertidumbre y el nerviosismo de verse en la situación de no recibir su sueldo, recibirlo en porcentajes e incluso quedarse sin empleo, junto a toda la tensión y esfuerzos cotidianos y familiares en el combate al coronavirus.

La ciudadanía y las medidas

Lo que se constata a través de los medios de comunicación y las redes sociales es que sigue activa la polémica respecto a que si se están tomando o no las medidas drásticas de parte del gobierno y específicamente del Ministerio de Salud por la extensión del coronavirus.

Llamaron la atención opiniones de especialistas y médicos, entre ellas la del Rector de la Universidad de Chile y la presidenta del Colegio Médico, en cuanto a que vendrá una situación muy grave, que no se está previendo el alcance de contagios y enfermos y que Chile podría enfrentar una situación parecida a la de Italia si se sigue actuando como hasta ahora, lo que genera inquietud y es sumamente grave.

Es cierto que el gobierno y distintas entidades están trabajando, tomando medidas, organizando el tema de disponibilidad de camas y respiradores, garantizando apoyos financieros y se terminó por ordenar la cuarentena en comunas de la Región Metropolitana y regiones del sur. Es parte de la operatividad y de medidas que se esperan sean asumidas.

Lo cierto es que todo indica que la situación en abril tenderá a agravarse con inmensa cantidad de contagiados y muchos enfermos, inclusive con carácter graves.

En todo esto ha sido fundamental la actitud de disciplina social y consciencia de amplios sectores de la sociedad, que incluso tomaron medidas como quedarse en casa e inicia el teletrabajo sin que fuera algo ya determinado. Hay un ambiente de preocupación barrial y comunitaria, de apoyo mutuo, de cuidados, de atención a adultos mayores, de asumir medidas de prevención. Contrasta con la actitud individualista, egocéntrica y egoísta de algunos, como los que insistieron en partir de la playa, viajar al sur y organizar fiestas y matrimonios, sobre todo en comunas del llamado barrio alto.

Es real que la actitud ciudadana será determinante en la efectividad de medidas y en disminuir las cifras de contagios y enfermos.

Deja una respuesta