“A la chilena” dicen por ahí…Es presentarse como el país del alambrito, o de la tapita de botella para equilibrar la mesa.

 Carlos Poblete Ávila

Profesor de Estado

23/02/2020. Como se sabe las palabras tienen muy diversas acepciones, es lo  que se conoce como la riqueza polisémica del idioma que hablamos, perdón, del idioma que mal hablamos.

El vocablo “pintoresco” dice del pintor, es su origen semántico. También habla de lo vivo, de lo animado, y hasta gracioso. Pero a la vez refiere a lo estrafalario, a lo chocante.

Una vez un  alcalde de un pueblo del país instaló un cartel a la entrada del territorio comunal que decía “Pueblo pintoresco”. La localidad de pintura no tenía mucho. En verdad había que hurgar para saber a qué se refería el edil. A veces se lanzan palabras al vuelo…, sin saber a qué apuntan.

Fue el poeta nacional, hasta hace poco avecindado en Las Cruces, y fallecido en ese lugar a sus 103 años, Nicanor Parra, quien en un verso dijo: “Creemos ser país y la verdad es somos apenas paisaje”. Certera definición. La referencia es al modo de hacer las cosas, generalmente no de buena manera. “A la chilena” dicen por ahí…Es presentarse como el país del alambrito, o de la tapita de botella para equilibrar la mesa.

Otros personajes…más estrafalarios han hablado de ser “jaguares”, en realidad no se sabe de qué, pero “jaguares”. Lo rayano en lo descomunal es decir que aquí se hace el “pastel de choclo más grande del mundo”, o el “curanto” sin par. Lo que no se sabe es quién convoca a nivel mundial para dichas competencias ¿Será la ONU ?

Lo “pintoresco” da para hacer caricaturas, para la farándula, para la zafacoca.

En estos recientes días un organismo del Estado que ha hecho noticia es el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Se ha equivocado, ha hecho errores -de buena o mala fe -, pero errores. Cifras incorrectas que distorsionan la realidad social nacional.

En el país se han aplicado Censos, para saber qué población tiene Chile. Pero todavía no se sabe cuántos somos, si 18, o ya para los 20 millones de habitantes. Casi dos millones de inmigrantes han llegado al territorio, cifra no menor que se suma al volumen nacional de seres humanos que requieren todos vivir con dignidad. Las políticas de Estado se elaboran y aplican, se supone, para atender las justas demandas del conjunto de la población en líneas esenciales como educación, salud, vivienda, pensiones, y otras necesidades que son parte de los Derechos Humanos.

Pero así como se va y están las cosas como país, ni “pastel de choclo”, ni “mote con huesillos”  ni menos “curanto” habrá con el tiempo. Ya no hay maqui, hubo bosques nativos. El agua no es nuestra. Chile, país longitudinal carece de Ferrocarril de  excelencia de Santiago a Puerto Montt. Chile, país sin Patrimonio material nacional estratégico.

 

 

Deja una respuesta