El martes celebraron la caída del 20% de las desvinculaciones por necesidades de la empresa, con 37 mil 790, pero la cifra correcta arrojó un alza de 30,2%, eran 132 mil 551 despedidos.

Equipo ES. 07/02/2020. Los errores no forzados no cesan al interior de La Moneda. Esta vez se “equivocaron” en la entrega de datos respecto a los despedidos por necesidades de la empresa. La cifra que entregó el Ministerio del Trabajo el martes marcó 37 mil 790 personas desvinculadas. La cantidad fue hasta celebrada por las autoridades, ya que estimaron que este tipo de despidos no debía alcanzar un alza del 10% y con los 37 mil marcó una disminución del 20%. “Hay una baja considerable del número de desvinculaciones de este mes e incluso inferior, de manera relevante, en relación al mes de enero del año pasado”, dijo el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, cuando entregó las estadísticas.

Sin embargo, la realidad estaba bastante más distante, porque los despedidos en enero sumaron 132 mil 551, es decir, un aumento del 30,2%.

Este viernes el mismo Arab reconoció que los datos no eran correctos debido a “un cambio metodológico”. “A partir de 2020, la Dirección del Trabajo modificó la forma de informar los datos: Antes sólo se usaba la fecha de registro -por parte del empleador en la DT- de la carta de término. Ahora utiliza la fecha de término efectivo de los servicios (que puede ser distinta a la del registro de la carta)”, explicó el subsecretario.

Y  agregó que “con la información anterior los despidos por necesidades de la empresa en enero sumaron 132 mil 551. Sin embargo, si sólo consideramos las terminaciones efectivas de enero son 37mil 790”.

En tanto, el director del Trabajo, Mauricio Peñaloza, en declaraciones a la prensa, expuso que “no hay un cambio metodológico, sino que una modificación en la forma de entregar los datos. La fuente que utilizamos son las cartas que nos envían los empleadores, porque tienen el deber de informar a la DT cuando se produce un despido por esta causa, entonces cada vez que se informa se generan dos fechas. La fecha de término, y la fecha en la cual nos informan a nosotros”.

Asimismo, el ministro de Economía, Lucas Palacios, salió al paso de la polémica y aclaró que “si hubo un error, fue comunicacional”.

“Lo que pasa es que son dos mediciones distintas, yo creo que si hubo error, fue comunicacional, porque son dos tipos de mediciones distintas. Una cifra tiene que ver con cuándo se le da aviso a la persona y no necesariamente ese aviso significa que se desvincula a la persona durante ese mes, puede ser al mes siguiente o dos, tres meses después. La otra cifra lo que captura es cuando efectivamente la persona fue desvinculada, lo cual tiene un desfase evidente”, aseguró Palacios.

Y añadió que “estoy explicando qué es lo que ocurrió, aquí existen dos tipos de mediciones distintas, a lo mejor no fue lo suficientemente prolija la comunicación, yo la estoy clarificando y lo que estoy clarificando es que la afectación que ha tenido en el empleo la crisis social ha sido muy importante. Nosotros todavía pensamos que en el mes de febrero y de marzo va a seguir habiendo desvinculaciones por necesidad de la empresa, ese es el rezago que tiene la crisis social”.

A estas malas cifras se suman las que entregó el Instituto Nacional de Estadísticas respecto a la tasa de ocupación informal que llegó al 30,4% en el trimestre octubre-diciembre. Esta cifra corresponde a un alza del 0,7% en el último año y es la más alta desde que se inició la medición, en el trimestre julio-septiembre de 2017.

La tasa de ocupación informal masculina llegó a 29,4%, mientras que la femenina está en 31,9%.

El empleo informal afecta principalmente a personas que menor escolaridad y se da en su mayoría en los sectores de salud y comercio.

 

 

 

 

Deja una respuesta