Cualquier ataque en contra de una mujer será calificado de femicidio. “Es un hecho muy importante para la lucha feminista de las mujeres en nuestro país”, dijo Camila Vallejo.

Valparaíso. 30/01/2020. Luego de sortear una engorrosa tramitación con reiteradas postergaciones, este jueves finalmente se votó el proyecto de ley Gabriela y fue aprobado por unanimidad. La iniciativa tiene por finalidad sancionar la violencia de género contra las mujeres también cuando ocurre fuera de una relación afectiva o frente a una relación de pareja con el autor del delito, habiendo existido o no convivencia. Todo crimen cometido contra una mujer será calificado de femicidio. Ahora se espera que la norma se promulgue lo antes posible.

“No pone orgullosa de un trabajo que además da cuenta que desde nuestra bancada hemos llevado iniciativas que ponen en el centro el bienestar de las mujeres, la protección y la justicia para aquellas que han sido asesinadas”, dijo la diputada del Partido Comunista (PC) Karol Cariola, una de las autoras del proyecto.

La otra autora de la iniciativa, la diputada PC, Camila Vallejo, sostuvo que “es un hecho muy importante para la lucha feminista de las mujeres en nuestro país” y agregó que “la familia de Gabriela Alcaíno ha sido la autora principal de este proyecto”.

El proyecto, dentro de sus modificaciones al Código Penal, establece que si un hombre viola y asesina a una mujer, el delito tendrá el nombre de violación con femicidio.

En cuanto a las penas, la norma señala que el hombre que mate a una mujer que es o ha sido su cónyuge o conviviente, o con quien tiene o ha tenido un hijo en común será sancionado con la pena de presidio mayor en su grado máximo (15 años y 1 día a 20 años) a presidio perpetuo calificado, pena máxima en Chile, que le impide solicitar libertad condicional antes de 40 años de privación de libertad efectiva.

Se considerará que existe razón de género cuando la muerte se produzca en alguna de las siguientes circunstancias:

1.- Ser consecuencia de la negativa a establecer con el autor una relación de carácter sentimental o sexual.

2.- Ser consecuencia de que la víctima ejerza o haya ejercido la prostitución, u otra ocupación u oficio de carácter sexual.

3.- Haberse cometido el delito tras haber ejercido contra la víctima cualquier forma de violencia sexual, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo.

4.- Haberse realizado con motivo de la orientación sexual, identidad de género o expresión de género de la víctima.

5.- Haberse cometido en cualquier tipo de situación en la que se den circunstancias de manifiesta subordinación por las relaciones desiguales de poder entre el agresor y la víctima, o motivada por una evidente intención de discriminación.

En cuanto a las agravantes, el proyecto señala que se considerarán cuando:

  1. La víctima se encuentre embarazada.
  2. La víctima fuera una niña o una adolescente menor de dieciocho años de edad, una mujer adulta mayor o una mujer en situación de discapacidad.
  3. Cuando se haya dado muerte a la víctima en presencia de sus ascendientes o descendientes.
  4. Cuando fuese perpetrado en el contexto de violencia física o psicológica habitual del hechor contra la víctima.

Deja una respuesta