Abriendo las Alamedas

Redes

El pueblo chileno sigue en las calles y en un cambiante escenario político como éste todo puede suceder ; los hechos de estos meses así lo revelan y bien vale examinarlos. 

Eduardo Contreras

Abogado

21/12/2019. El pueblo chileno sigue en las calles y en un cambiante escenario político como éste todo puede suceder ; los hechos de estos meses así lo revelan y bien vale examinarlos. 

Desde luego un país con un presidente de la república absolutamente desaparecido y cuya ausencia, dadas sus capacidades, no es tampoco algo que preocupe demasiado. 

De otra parte la circunstancia concreta que fuerzas políticas como el PS y el PR que alguna vez fueron progresistas y constituyeron parte importante del sustento político de gobiernos como el del Frente Popular de 1938 con Aguirre Cerda o la Unidad Popular con Salvador Allende en 1970, hoy han actuado como aliadas de  la derecha y de la ultraderecha. Y una Democracia Cristiana que, pese a que en su interior hay fuerzas progresistas, sigue igual que siempre fiel al que esté de turno en La Moneda.

La conducta de los medios de prensa del sistema es la misma de siempre. El que paga manda y no siempre la realidad que ellos muestran coincide con la verdadera. Ocultan hechos profundos tanto de la movilización popular como de la represión gubernamental mientras difunden extravíos. Hasta el Fiscal de la zona Oriente de Santiago, Manuel Guerra amonestó al Canal 13 por una falsa información relativa a las alumnas del Liceo 1 y una supuesta ingerencia extranjera en las movilizaciones. Tampoco se menciona el oficio 932 de la Fiscalía Nacional que ordena la máxima rapidez en los procedimientos de modo de actuar antes que desaparezcan o disminuyan los efectos de la brutalidad represiva. Ni se ha dicho nada sobre la represión policial a los periodistas de la TV venezolana Telesur en las calles de Santiago.

Tampoco se dice nada respecto de la alianza en materia represiva del gobierno chileno – y no sólo el actual – con Israel. En efecto, en el manejo de la información relativa a la verdadera masacre de Carabineros y militares en contra de los manifestantes en Chile, los muertos, los miles de heridos, torturados, ciegos, maltratados, violados, de que dan cuenta los informes de Amnistía Internacional, Human Rigth Watch y los representantes  de la Alta Comisionada de ONU para derechos humanos, nada se dice respecto de la antigua relación policial y militar entre Israel y Chile.

Es la propia CIA norteamericana que en uno de sus documentos desclasificados ha dado cuenta de las importantes compras militares de Chile a Israel desde el año 1975. Misiles aire-aire, sistemas de radar, equipamiento aeronáutico y aviones, equipamiento naval, sistemas antimisiles fueron vendidos a la dictadura de Pinochet, un dictador que admiraba al ejército israelí. Además de su apoyo en la venta de moderno armamento a la dictadura, Israel puso a disposición del ejército de Pinochet la visita a sus industrias de defensa.

Además ofreció adiestramiento a pilotos y oficiales chilenos. La fraternal relación militar chileno israelí se ha mantenido en el tiempo a través de los sucesivos gobiernos. En la publicación “Palestina Libre” puede leerse una nota de Ramona Wadi, traducida del inglés por Beatrriz Morales. En ella se informa que “  Ni los gobiernos chilenos de derecha, ni los de izquierda, han renunciado al legado militar y judicial de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). “Israel contribuye a su lucha contra las poblaciones mapuche indígenas, proporcionándoles armas y adiestramiento. “ La criminalización, por parte de Chile de la resistencia mapuche se puede comparar a la represión por parte de Israel de la resistencia palestina.”

A su vez en “Piensa Chile”, el pasado 6 de noviembre Belén Fernandez escribía ; “El Gobierno chileno está utilizando armamento y experiencia militar israelí para llevar a cabo una represión brutal, y no por primera vez “. En la misma nota da cuenta que “  Poco después de que estallaran las protestas The Independent publicó un artículo de opinión de Benjamin Zinevich, sobre la vibrante historia de la colaboración militar entre Chile e Israel.  Zinevich nos recuerda que en la era de Pinochet –durante la cual hubo decenas de miles de detenidostorturadosasesinados y desaparecidos– Israel era un principal proveedor de armas a los militares de la Junta. Pero la asociación no terminó con la caída de la Dictadura: en 2018, por ejemplo, los dos países firmaron un acuerdo, comprometiendo una mayor cooperación en educación, capacitación y doctrina militar, entre otros beneficios. Zinevich escribe que en ambas regiones «los más afectados [por la alianza], negativamente, son ​​la clase trabajadora y los pueblos indígenas«.

En cambio, los medios de prensa han dedicado espacio a las declaraciones del lamentable Luis Almagro, aquel sujeto que hace de secretario general de la desprestigiada OEA.  Además de dedicarse a hacer campaña en favor del golpista Fernando Camacho en Bolivia, ha dicho tener antecedentes de la presencia de activistas revolucionarios extranjeros en las manifestaciones en Chile. Es un sujeto desacreditado, pero que algún daño logra hacer con sus falsas afirmaciones..

Otro elemento de las movilizaciones sociales es la presencia de una clara impronta anarquista en algunos sectores. Las ideas de Bakunin no están ausentes y suele leerse consignas contra “ el Estado”, es decir no sólo contra el gobierno en concreto o contra  un tipo específico de Estado sino contra el concepto genérico de “Estado” a secas cometiendo ese conocido error en que de modo poco científico no se distingue el carácter de clase dominante de un Estado determinado y trata de hacer creer que todos los Estados son opresores, reaccionarios, e innecesarios. y que la sociedad debiera dirigirse sin que exista el Estado, sino sólo por grupos, asambleas, clubes, organizaciones. Lo que hace evidente la necesidad de ayudar a elevar la educación política. Mostrar qué es la sociedad dividida en clases, las diferencias entre un Estado burgués opresor y un Estado popular democrático. En síntesis qué el Estado  no es otra cosa que la organización política de la sociedad y la realidad de ésta determinará el carácter de ese Estado concreto.

Pero han seguido sucediendo hechos muy importantes, como fue la Consulta Ciudadana del domingo 15 de diciembre, gran aporte de la Asociación Chilena de Municipalidades que, a pesar de las oposiciones y falta de apoyos, realizaron una histórica jornada. 

Fue otro de los logros de la movilización popular iniciada con  el Despertar de Octubre y contó con el apoyo de organizaciones sociales. También de seis colectividades políticas: Partido Comunista, Federación Regionalista Verde Social, Partido Humanista, Partido Comunes, Partido Convergencia Social y Partido Progresista de Chile que ya con fecha jueves 14 de noviembre habían entregado una declaración de apoyo a la iniciativa de la Asociación Chilena de Municipalidades. Sus resultados reflejan la lucha popular, las exigencias de la calle y de las marchas, paros, cabildos, etc. Fue una participación masiva en donde fue notorio que los votantes sabían bien lo que hacían Una consulta que  emerge como una lección de civismo y en donde votaron más de dos millones de ciudadanos, de lo que el 80% apoyó la necesidad de una nueva Constitución y que ella sea el producto de una Asamblea Constituyente. 

Contrasta esta expresión democrática con lo antidemocrático  que es el hecho que los dirigentes de los partidos de derecha, ultraderecha y los llamados de “centro”, hayan designado a dedo a una llamada “Comisión Técnica” cuyos integrantes mantienen vínculos con grupos económicos nacionales. Es inaceptable que esos personajes impongan  las normas del plebiscito de abril y del órgano constituyente, sin considerar la opinión de millones de ciudadanos. Como es antidemocrático que todo lo relacionado con una nueva Constitución se cocine en los marcos de La Moneda (cuando la desaprobación del Presidente Piñera alcanza el récord del 79%)  y en los de un Parlamento igualmente desprestigiado.

Es también antidemocrático  que la ultraderecha se oponga a que en la  futura Asamblea Constituyente exista la paridad de género, escaños reservados para los pueblos originarios, igualdad de condiciones para independientes y militantes de  partidos políticos. 

Creemos que  es hora, que los sectores políticos progresistas  del país escuchen el clamor ciudadano exigiendo una nueva Constitución democrática en su preparación y realización, como hacen el Partido Comunista, el Partido Humanista y otras fuerzas de izquierda. Que se asuma la deuda enorme que el país en materias fundamentales como el papel del Estado en la Economía, la Educación y la Salud Pública, las normas laborales, el trabajo digno, la vejez segura y los derechos sindicales, o la Vivienda, el acceso al agua, el uso del suelo, la pesca, la igualdad de género, los derechos de los pueblos originarios. 

Los sucesos de estos meses reiteran además la pésima imagen de Carabineros y las FFAA, las multimillonarias malversaciones de  varios de sus altos mandos, sus abusos, su prepotencia, su enorme distancia del pueblo chileno. Como si fuera poco su conducta en Chile, se ha tomado conocimiento – a través de denuncia de la diputada Karol Cariola – de los delitos sexuales cometidos por soldados chilenos en Haití en contra de mujeres, incluídas niñas, a las que embarazaron y abandonaron y de lo que jamás se dio cuenta en nuestro país.

No es poco lo que ha salido a luz en estos dos últimos meses de convulsión social. Con todo, lo más alentador no es sólo que el pueblo de Chile ha echado a andar sino que, al hacerlo, ha comenzado a abrir las grandes alamedas que nos anticipó el gran Salvador Allende, en sus profundas y orientadoras palabras del adiós en 1973. Este es el camino y en su trascurso se iran corrigiendo errores, poniendo el acento en lo fundamental y en fin abriendo paso al hombre y a la mujer libres del mañana.

 

Deja una respuesta

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031