Hacen charlas, conversatorios y foros durante el día. Hay un gran nivel de organización. Son varios los dirigentes que pasan todas las noches en el lugar.

Santiago. 20/12/2019. Entre dos poderes del Estado está emplazado el “Campamento por un Chile digno”,  levantado por la organizaciones sindicales y sociales que confluyen en el bloque Unidad Social. La idea surgió con el fin de dar una muestra de desobediencia civil pacífica ante la nula respuesta del gobierno frente a las demandas expresadas masivamente en las calles hace dos meses.

En el frontis del Palacio de los Tribunales de Justicia y frente a la sede de la capitalina del Congreso Nacional, se instalaron unas 40 carpas donde duermen cada día dirigentes y miembros de las agrupaciones o simplemente los ciudadanos que quieran ser parte de la instalación.

“La sordera de las autoridades nos obliga a mantener la movilización y buscar nuevas formas de hacernos escuchar. No aceptamos las respuestas del Gobierno y sus voceros que dicen entender la demanda popular, pero sólo ofrecen bonos y subsidios temporales con cargo a las arcas fiscales, manteniendo y profundizando la enorme desigualdad existente en el país. Les pedimos justicia y responden intensificando la persecución al movimiento social y a sus dirigentes; les exigimos más democracia y contestan con acuerdos manidos entre cuatro paredes que limitan hasta la asfixia la voluntad popular”, indicó la declaración que dio el vamos al campamento el 9 de diciembre.

Entre quienes están participando destacan organizaciones como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Agrupación Nacional de Empelados Fiscales, Colegio de Profesores, Coordinadora NO +AFP, Aefen y Ukamau. Las carpas se convirtieron en una suerte de ágora, al mejor estilo de las plazas ciudadanas de la Antigua Grecia donde se solían congregar los ciudadanos para discutir diversos temas.

Durante el día, en el Campamento Dignidad, se realizan charlas y conversatorios temáticos para reflexionar y profundizar en los argumentos que sostienen las demandas del bloque social. Los foros se complementan con variadas presentaciones culturales como conciertos de bandas musicales, cantautores, danza y documentales

La organización del Campamento está cuidadosamente delineada. Cuenta con sectores específicos cobijados bajo toldos: Uno donde está la Cocina; otro de Acopio (agua, comida, fruta, etcétera) el de la administración del lugar; baños químicos, equipos y un toldo de grandes dimensiones al centro de la plaza donde se realizan las charlas y espectáculos artísticos. Alrededor, están las 40 carpas-casas -donde alojan los manifestantes y stand de distintas organizaciones sociales entregando información variada. Durante las noches, se distribuyen en tunos para salvaguardar la seguridad del lugar. Hasta ahora, hubo un intento de desalojo que no prosperó.

Manuel Valenzuela, consejero nacional de la CUT y dirigente de los asistentes de la Educación, ha pasado todas las noches durmiendo en el Campamento. Calificó de “histórica” esta iniciativa.

Asimismo, diariamente pernocta en el lugar Sebastián Reyes, del movimiento de pobladores Ukamau, quien  aseguró que “el Campamento va creciendo en organización cada día”.

 

 

Deja una respuesta