A propósito de Recabarren

Redes

Supo interpretar con genialidad, humildad y calidad filosófica los conceptos esenciales de la cosmogonía universal, orlada con destellos de una poesía nívea e impoluta.

Gonzalo Moya Cuadra

Licenciado en Filosofía

17/12/2019. Este diecinueve de Diciembre recordamos un año más de la respetada, comprendida y afectada partida de un gran hombre, sólido constructor de letras, obrero autodidacto y de un gran comunista. Sus escritos, translúcidos, paradigmáticos y exentos de elementos perisológicos, nos muestran a un profundo conocedor del mundo proletario, mundo todavía condenado y sometido a las injusticias del decadente modelo capitalista, favorecedor de una desigualdad aberrante y flagelante. Recabarren supo interpretar con genialidad, humildad y calidad filosófica los conceptos esenciales de la cosmogonía universal, orlada con destellos de una poesía nívea e impoluta. Difunde con diafanidad y simpleza los conceptos políticos trascendentales que le llevaron a ser uno de los fundadores del Partido Comunista de Chile. Su libro “La materia eterna e inteligente” lo escribió para enseñar a los trabajadores y a la militancia el sólido conocimiento formal de la vida y la muerte, tan necesario para construir una lógica estructura sociológica. Luis Emilio Recabarren fue un formador político, conocedor del discernimiento comunista, quien enfrentó a los filisteos de la economía, la cultura y la moral para, mediante su capacidad intelectual y desarrollada mentalidad, aunar ideas progresistas y defensoras del pueblo trabajador.  Comprendió a cabalidad la religiosidad intrascendente de los seres humanos en general, producto de tradiciones heredadas y paralogismos ya ni siquiera aceptables intelectualmente, basada en el desconocimiento de ideas físicas superiores y también del temor a la Nada misma, infiriendo que la idea de dios es sólo un concepto creado por el Hombre para mantener a los creyentes en un cómplice y cómodo silencio que sólo beneficia a una jerarquía eclesial. Igualmente fue un impulsor de la lectura entre los trabajadores, elemento imprescindible para combatir a una oligarquía carente de ideales sobresalientes, siempre soberbia y poseedora de un arraigado analfabetismo funcional.  Recabarren es el ejemplo del buen militante comunista, simple, solidario, sencillo, humilde, perseverante y consecuente con su quehacer político. Su sólida aptitud analítica para interpretar la problemática social de su época, fácilmente se puede aplicar a la actual colisión política y económica existente entre la fuerza de la unidad ciudadana y  el ambiguo conglomerado que gobierna injustamente a nuestro país.  Luis Emilio Recabarren nos legó el signo vital para concretar la calidad de un Chile realizado.

Deja una respuesta

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031