En la Plaza de los Tribunales de Justicia se hizo la intervención con algunas carpas para insistir al gobierno a que escuche las demandas de la ciudadanía que se manifiesta.  

Equipo ES. 09/12/2019. Ya son más de cincuenta días de estallido social y la ciudadanía sigue movilizada en diversas expresiones. Las manifestaciones de los viernes en la ahora Plaza de la Dignidad siguen concentrando a miles de chilenos y chilenas. Las demandas del movimiento social siguen intactas pese a que el gobierno con parte de la oposición lanzaron acuerdos, proyectos y están aprobando de manera exprés varias iniciativas legales que apuntan a contener/reprimir las manifestaciones y a elevar ayudas solidarias solo para los sectores más vulnerables del país.

Es por ello que las más de cien agrupaciones que son parte del bloque Unidad Social decidieron comenzar esta nueva semana de protestas con la instalación del “Campamento Dignidad” en la plaza de los Tribunales de Justicia, donde apelaron nuevamente a los oídos sordos que muestran las autoridades respecto a las trasformaciones profundas que se aclaman en las calles.

“A 53 días de una lucha intensa y extensa de todo el pueblo chileno exigiendo justicia y dignidad, la sordera de las autoridades nos obliga a mantener la movilización y buscar otras formas de hacernos escuchar. No aceptamos las respuestas del gobierno que solo presenta propuestas que profundizan el modelo. Llamamos a la ciudadanía a no dejarse engañar y mantener la movilización hasta conquistar los derechos sociales que nos corresponden”, sostuvo Luis Mesina, vocero Coordinadora Nacional de Trabajadores No Más AFP.

Y añadió que “damos inicio a esta ocupación de manera indefinida entre los Tribunales de Justicia y el ex Congreso Nacional, dos poderes que deben converger para servir al pueblo. Venimos a ejercer nuestra soberanía para que nos se escuchen y nos respondan con derechos y no con bonos y subsidios. Los llamamos a ocupar los espacios públicos del país de manera pacífica, pero activa”.

La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, explicó que “acá no se trata de dar respuesta a una agenda social para desactivar el conflicto. Se trata de entender que si se quiere que la población vote en el plebiscito de abril hay que dar señales claras y contundentes de que habrá cambios efectivos. Hasta el minuto las señales que se han dado no responden a eso. Hasta ahora la agenda social no se ha hecho cargo de los temas que demanda la ciudadanía”.

“Después de la cantidad de gente que se movilizó es necesario una agenda ambiciosa y eso tras más de cincuenta días no lo tenemos, eso es mas preocupante que llamar a no seguir con las movilizaciones”, añadió la dirigenta de la multisindical.

Asimismo, el vocero del Movimiento de Defensa por el acceso al agua, la Tierra y la protección del Medio Ambiente (Modatima), Rodrigo Mundaca, sostuvo que “vamos a llegar hasta las últimas consecuencias para derrotar este modelo de despojo, hasta ponerlo al servicio del pueblo sencillo, del pueblo pobre, ese mismo pueblo que hoy se encuentra viviendo en condiciones inhumanas, porque esta crisis también es de humanidad, porque hay un puñado de políticos y de empresarios que han lucrado a costa del sacrificio de nuestras comunidades. Vamos a llegar hasta el final”.

En la misma línea el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, apuntó que “Chile debe seguir movilizado porque hasta ahora la clase política y el gobierno no han dado las respuestas a las demandas profundas que el pueblo reclama. Este campamento es para que la gente venga a debatir, a consultar, a conversar, porque queremos que sea un gran centro de participación ciudadana y esperamos que las autoridades nos respeten. Aquí no hay violencia, estamos los dirigentes dando la cara para escuchar a los ciudadanos”.