Presidente del PC indicó que “no tiene gran significado” el cambio ministerial. Planteó, en todo caso, que fue producto de “un triunfo de la ciudadanía en las calles”.

Hugo Guzmán. Periodista. 28/10/2019. Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista (PC), abordó en entrevista con ElSiglo.cl la contingencia marcada por el cambio de gabinete de Sebastián Piñera y la continuidad de las movilizaciones.

¿Cómo caracterizaría el cambio de gabinete ministerial?

En realidad no tiene un gran significado. Es verdad que se echó para el lado a malos ministros que no cumplieron un buen papel, que denota una derrota política del gobierno, que deja de manifiesto el hecho de que el gobierno no ha cumplido con sus promesas. Eso significó la salida de una parte del gabinete. Pero además, es un triunfo de la ciudadanía que se expresó en las calles. Por las primeras palabras, sobre todo el Ministro del Interior, uno se da cuenta de que no hay gran cambio. Él dice que va a trabajar por el consenso con los partidos políticos, y con los movimientos sociales, pero sobre la base de aprobar las quince medidas que propuso el Presidente (Sebastián) Piñera. Entonces no cambió nada, desde ese punto de vista. Está claro que no hay gran voluntad de acoger las demandas populares. Entre ellas una principal que es el cambio de la Constitución.

Se ha dicho mucho que estos nuevos ministros son nuevos rostros, son más moderados, liberales…

Es posible, pero no lo sabemos. Yo los conozco, algunos tienen un trato más deferente que los ministros que salieron. Pero se mantiene la misma política del gobierno, con el cambio de gabinete no hay otra política.

¿Perseveran entonces los proyectos de Sebastián Piñera, la línea de la derecha?

Los mantiene. Se mantiene esa línea. Es lo que la gente dice, que es como el gatopardismo, cambiar para que no cambie nada. Así se percibe en la calle. Es lo que he podido conversar con alguna gente, con unos dirigentes sociales, con vecinos, con gente que se acerca en la calle y ése es el comentario, que no hay cambio real. Porque si dicen que lo principal es que se aprueben las quince medidas de Piñera, bueno, después de conocidas esas medidas salió un millón y medio de gente a la calle a protestar.

Gonzalo Blumel tiene encima el tema de violaciones a los derechos humanos.

El gobierno lo tiene encima. El problema de los derechos humanos lo tiene el gobierno, el que decretó el Estado de Emergencia, que al decretarlo conculcó derechos de los ciudadanos y que afectó el derecho a la vida y a la integridad de las personas. Eso está reconocido en todos los tratados de derechos humanos que Chile ha firmado. El gobierno, y Piñera, conculcó derechos de las personas, entre ellos, el derecho a la vida. Se produjeron violaciones a los derechos humanos bajo Toque de Queda, Estado de Emergencia, bajo la presencia de militares en las calles, lo que se impuso en realidad fue un Estado de Sitio. Entonces, el problema de los derechos humanos está ahí, no sé qué le dicen que arregle a Blumel, si el daño está hecho. La responsabilidad principal la tiene el Presidente de la República.

Se conocen hace tiempo las declaraciones de Felipe Ward cuestionando a la izquierda por la defensa de los derechos humanos, calificó de “miss comunista” a Camila Vallejo, se opuso a reformas importantes. ¿No será complicado entenderse con él en tanto será el ministro que tendrá que relacionarse con el Parlamento?

Él fue parlamentario. Conoce como manejarse en el Parlamento. Ha tenido ese tipo de expresiones. Pero no me interesa tanto hablar de las individualidades del gabinete, porque no es lo fundamental. Lo fundamental es qué política se llevará al Congreso. Ahora, lo que la gente está reclamando es que no se puede pretender arreglar las cosas en el Congreso, desapegado de la demanda social y dejando de lado a las organizaciones sociales más importantes del país. En eso el gobierno no ha cambiado en absoluto. El gobierno dice que está conversando con las organizaciones sociales, a través del Ministerio de Desarrollo Social. No sabemos cuáles. Pero respecto de las principales, de las realmente representativas, no han conversado con nadie. No han conversado con las principales organizaciones sindicales del país, con los principales movimientos, con la CUT (Central Unitaria de Trabajadores), con la Coordinadora No+AFP, con las agrupaciones feministas, con los trabajadores de la salud, con el magisterio, con quienes están agrupados en la Mesa de Unidad Social, con la CONFECH (Confederación de Estudiantes de Chile), el gobierno no ha conversado con ellos. Entonces, cómo va tratar temas salariales, de pensiones, de derecho de los trabajadores, de salud, de educación, si no conversa con ellos. No veo la nueva impronta del nuevo gabinete, por más que digan que es gente joven, nueva.

Se sigue con la acusación constitucional en contra del Presidente Piñera.

Se está construyendo. Estará lista en unos días más, según nos dicen abogados se está haciendo cuidadosamente, porque queremos que sea una acusación muy bien sustentada, con mucho argumento jurídico y también con muchos antecedentes. ¿Por qué mantenerla? Porque consideramos que es un deber ético. Sería una irresponsabilidad muy grande que los diputados que tenemos la potestad fiscalizadora en el país de las instituciones del Estado, de los ministros y del presidente, no ejerciéramos esa facultad que nos otorga la Constitución y la Ley. Tenemos la idea de que el Presidente de la República transgredió la Constitución. Pero qué es lo que nos mueve con más fuerza. Que al transgredir la Constitución se violaron los derechos humanos, se retornó la situación de Chile a tiempos que nadie quisiera recordar, y que nadie quiere que vuelvan. Esto de declarar a guerra, de sacar los militares a la calle y permitir que se produjeran violaciones a los derechos humanos, no se puede permitir. Eso es lo que estamos haciendo. Muchos nos dicen que es una pérdida de tiempo porque van a perder en el Parlamento. Yo he dicho que sí, que posiblemente en la Cámara de Diputados vamos a perder por conveniencia política de algunos parlamentarios, pero no vamos a perder en la calle, porque en la calle la gente está pidiendo que renuncie Piñera, que se haga justicia respecto a conculcar derechos y respecto a la violación de derechos humanos.

El Presidente anunció quince medidas, hizo cambio de gabinete, hizo promesas, sin embargo, el movimiento social continúa activo. Este martes habría una movilización hacia La Moneda, sigue saliendo gente a protestar en regiones, el miércoles hay Paro Nacional. ¿Cuál es su mirada respecto a eso?

Mi mirada es que no hay conformidad en el pueblo de Chile. Que lo que se hace es insuficiente. Se dice que nadie está al frente de las movilizaciones, que nadie convoca, pero bueno, ese nadie es el pueblo, y el pueblo no está conforme. Por eso se sigue movilizando y podría prolongarse. Lo mejor que puede hacer el gobierno es pensar como conversar muy transparentemente con las organizaciones sociales representativas.

 

Deja una respuesta