Salón de Honor de la Municipalidad de Concepción llevará nombre de ese detenido desaparecido.

Concepción. En esta ciudad se rindió un homenaje al ex regidor de la zona, detenido desaparecido el 3 de noviembre de 1976, Carlos Contreras Maluje. Desde el viernes 15 de junio, el Salón de Honor de la Ilustre Municipalidad de Concepción pasará a denominarse Regidor Carlos Contreras Maluje.

Esa fue una decisión tomada por el Concejo Municipal de Concepción a propuesta del concejal del Partido Comunista (PC), Alex Iturra, que fue respaldada transversalmente en este municipio como reconocimiento al ex regidor y dirigente político de la región.

Carlos Contreras Maluje, militante del PC, químico farmacéutico, hizo sus estudios en la Universidad de Concepción, casado, con dos hijos, dirigente de las Juventudes Comunistas (JJCC) varios años, tuvo destacada participación en el proceso de Reforma Universitaria de fines de la década de 1960 e inicios de 1970, y jugó un papel importante en la promoción de derechos de los habitantes de esa ciudad; fue detenido por la DINA en 1976, torturado hasta su muerte y hecho desaparecer.

El alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, indicó a la prensa que con ese homenaje se “busca rescatar la figura de Contreras Maluje tanto por su trayectoria como por su arraigo con la capital del Biobío”.

“Queremos agradecer al Consejo Municipal que de manera unánime aprobó esta iniciativa y que también habla de que Chile, las y los penquistas están esperando que sus autoridades trabajen en conjunto que sean capaces de dejar las legítimas diferencias de lado y empezar a trabajar por los temas que nos unen que por aquellos que a lo mejor nos pueden tener en posiciones distintas” destacó el alcalde Álvaro Ortiz.

En la ceremonia estuvieron presentes el presidente y secretario general del PC, Guillermo Teillier y Lautaro Carmona, respectivamente, y Reynaldo Morales, secretario general de las JJCC.

Teillier, en referencia a que el Salón de Honor de la Municipalidad de Concepción lleve ahora el nombre de Contreras Maluje, indicó que “me parece un gesto extraordinario, de un gran valor simbólico y una alta sensibilidad por el tema de derechos humanos, la verdad es que emociona saber que hay autoridades, alcaldicias en este caso, que tienen la conciencia necesaria como para darse cuenta que es preciso traer a la memoria lo ocurrido y salvaguardar la dignidad de quienes fueron víctimas de la dictadura para abrir un camino para que esto nunca más ocurra en Chile”.

Su viuda, María Adriana Pablos, recibió de manos del alcalde Álvaro Ortiz un reconocimiento y la bandera de la ciudad y señaló: “Es algo histórico. Que esta iniciativa haya contado con unanimidad transversal y que de distintos colores (políticos) estemos unidos en este justo reconocimiento para mí es muy emocionante, seguramente otras municipalidades y organismos se van a inspiraren esta idea y así poder seguir avanzando en armonía y sanación”.