Claudia Pascual cuestionó reducción de presupuesto para el MinMujeryEG y falta de celeridad con proyecto de derecho de mujeres a una vida sin violencia.

Hugo Guzmán. Periodista. Durante la semana, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género (MinMujeryEG), Isabel Plá, al comentar los cinco femicidios ocurridos en pocos días en el país, dijo que “no tenemos una política robusta para enfrentar la violencia contra las mujeres”. En contrapunto, la ex titular de esa entidad, Claudia Pascual, cuestionó que el actual Gobierno haya reducido el presupuesto de ese ministerio y no priorice con suma urgencia la tramitación del proyecto de ley derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

La ex ministra de la administración de Michelle Bachelet, declaró que “yo esperaría, en concreto, que se siguieran fortaleciendo las políticas públicas, porque una de las recomendaciones de la CEDAW (Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de Naciones Unidas) es aumentar los recursos humanos y económicos para prevenir, atender y reparar la  violencia contra la mujer”.

En esa línea añadió que “eso entra en clara contradicción con un decreto de este Gobierno que rebaja presupuesto al Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y al Servicio, se le restan 653 millones de pesos, incluso perjudicando el propio programa de prevención y  el programa de atención de la violencia contra las mujeres”.

También criticó las prioridades legislativas en esta materia por parte del Gobierno de Sebastián Piñera. “Lo que entiendo de parte de este Gobierno -indicó Claudia Pascual- es que le pone suma urgencia al proyecto que sanciona la violencia en el pololeo, y solo urgencia al proyecto de vida libre de violencia”.

Explicó que “eso no me parece correcto, en el entendido que este último proyecto es más integral, que contempla ya la sanción de violencia en el pololeo y, por tanto, cualquier indicación que pueda perfeccionar esa iniciativa, es mejor que vaya en el texto de vida sin violencia que es más amplio e integral”.

Con mayor presupuesto y una mejor legislación, se podría avanzar mejor en la prevención y el enfrentar los femicidios y otras formas de violencia contra la mujer, sostuvo la ex titular del MinMujeryEG. En relación al reciente documento de la CEDAW, sostuvo que “entiendo y comprendo las recomendaciones que le hace al Estado de Chile en su último informe, en marzo 2018, en seguir la línea de profundización de cambios por la igualdad y la erradicación de la violencia contra la mujer en nuestro país, algo en que trabajamos en nuestro Gobierno”.

Insistió en que se debe “tramitar con celeridad y aprobar prontamente el proyecto de vida libre violencia para las mujeres, que está en el Parlamento”.

Pascual también enfatizó que “nosotros como Gobierno aumentamos los recursos en el programa de atención de la violencia contra las mujeres, duplicamos las casas de acogida para mujeres que viven violencia extrema, e implemtamos un programa de prevención promoviendo la sensibilización a dirigentes y dirigentes sociales frente a la violencia, para que actuaran como monitores y monitoras en prevención de la violencia contra las mujeres, para estar alertas y saber dónde derivar, para aportar al cambio cultural. Por ende considero que este Gobierno debe seguir aumentándolos, nos disminuyéndolos”.

Modificar tipificación de femicidio

En entrevista con ElSiglo.cl, la ex titular del MinMujeryEG, también comentó que las recomendaciones de la CEDAW plantean la necesidad de modificar la tipificación del femicidio en Chile. Declaró que “la tipificación en el código penal chileno, considera que es femicidio cuando el asesinato de una mujer es perpetrado por una pareja, ex pareja, o que hayan convivido bajo el mismo techo, o que sean padres en común de un hijo o hija. Esa consideración, en el marco de la legislación comparada en el mundo, es una tipificación de femicidio íntimo, no se considera femicidio en base a alguna relación sentimental que no haya sido de convivir bajo techo, no considera otras relaciones que existen y donde la mujer puede ser asesinada por el solo hecho de ser mujer y que no es el caso de pareja o ex pareja. A eso se refiere la recomendación de CEDAW, a ampliar a tipificación de femicidio”.

Claudia Pascual insistió en que “el país tiene políticas y ha ido avanzando en el sentido de ir desarrollando de manera más integral políticas que aborden el desafío del fin de la violencia contra la mujer y enfrentar este drama de los femicidios, sin embargo, debe fortalecerlas y ampliarlas”.

Puntualizó que “se avanzó en ir generando de manera más integral políticas que aborden la capacitación de los operadores de justicia y la atención de la violencia, que se aborden estas temáticas en el mundo de la educación, donde vamos lento. No podemos desconocer que hubo políticas públicas en esta materia desde el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam) en su tiempo, después desde el Ministerio y Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género. Lo que pasa es que, efectivamente, tenemos que avanzar en una legislación que aborde integralmente todas las manifestaciones de violencia contra la mujer, y no solo la que ocurre a nivel familiar o de la pareja o ex pareja”.

Opinó asimismo que “hay que seguir fortaleciendo y generando la perspectiva de intersectorialidad en el ámbito de la atención y la erradicación de la violencia, para prevenir estos hechos, hacer intersectorialidad también en el acceso a la justicia diferenciado para no provocar discriminaciones hacia las mujeres lesbianas, trans, rurales, indígenas, migrantes, además de las que vivimos en las ciudades. Hay que seguir capacitando a los operadores de justicia, a las policías, a las fiscalías. También hacer los cambios necesarios en la educación formal que nos permitan el abordar el objetivo de una sociedad sin violencia”.

“Quiero recordar -indicó Claudia Pascual- que el Gobierno pasado de la presidenta (Michelle) Bachelet terminó con la precalificación del maltrato habitual, por parte de Tribunales de Familia. Eso permite tomar medidas de protección más rápido y que haya investigación penal de inmediato frente a una violencia, no solo cuando es reiterada. Eso debería avanzar en la protección a la mujer y prevenir la violencia y situaciones muy graves. Esto apunta a atacar el desincentivo a la denuncia que existía por la precalificación y que le fue instado al Estado chileno durante años a cambiar en las recomendaciones CEDAW”.

Ante la consulta de si el país y la sociedad chilena sigue atrasada, al debe, en prevenir y erradicar todas las formas de violencia contra la mujer y específicamente los femicidios, la ex titular del MinMujeryEG  precisó que “no basta con medidas y cambios legislativos, por eso no hay que perder de vista que puede ser insuficiente mientras no haya un cambio cultural profundoen nuestra sociedad, en el país, un nuevo trato de los hombres hacia las mujeres”.

Planteó que “el país está solo con visualizaciones y sanciones de violencia contra las mujeres en el marco de parejas o ex parejas y eso es un marco limitado. Por eso urge la aprobación a la brevedad del proyecto de vida sin violencia, que como he insistido, y que ya está en el Parlamento”.

Explicó que “se considera la diversidad de mujeres que somos en el país y al mismo tiempo las distintas relaciones de las mujeres no solo en el ámbito sentimental o de familia, sino la violencia que ocurre en el espacio público, en el trabajo, en la educación, se amplía la concepcion de formas de violencia, no solo la física, sexual y psicológica, sino la económica, la simbólica, el acoso sexual callejero, la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento, la violencia institucional, el no derecho a un parto humanizado, se mejoran las medidas cautelares, se aumentan penalidades, se sanciona la violencia en el pololeo y se consideran por unión civil, incluidas las del mismo sexo, etc”.

Y también enfatizó que con ese proyecto, ante el cual planteó mayor celeridad y suma urgencia, “considera el contar con mayores recursos para toda esta labor”.